El Gobierno de Javier Milei negó ahora que la base integrada que desarrolla en Ushuaia sea un desarrollo en conjunto con Estados Unidos y ratificó que será exclusivamente argentina. Lo hizo a través de una respuesta formal del Jefe de Gabinete, Nicolás Posse, al ser consultado por una senadora sobre el tema. Hace poco más de un mes, el presidente había anunciado el desarrollo de una «base integrada» entre ambos países.

El ida y vuelta semántico había surgido a partir del viaje relámpago de Milei a Ushuaia para reunirse con la comandante del Comando Sur de los Estados Unidos, la general Laura Richardson, cuando había llegado a la Argentina en una visita protocolar.

Ambos se reunieron el 4 de abril en el gimnasio de la Base Naval Ushuaia “Almirante Berisso”, en un encuentro que estuvo precedido por una presentación en conjunto. Además de Richardson y Milei estuvieron Posse, Karina Milei y el Embajador de los Estados Unidos en Argentina, Marc Stanley, entre otros.

En esa presentación Milei destacó que el objetivo del viaje a Ushuaia era “monitorear los avances en el desarrollo de la base naval integrada y seguir fortaleciendo la relación de amistad y colaboración” con la visita norteamericana.

«Hoy estamos aquí para ratificar nuestro esfuerzo en el desarrollo de nuestra Base Naval Integrada. Se trata de un gran centro logístico que constituirá el puerto de desarrollo más cercano a la Antártida y convertirá a nuestros países en la puerta de entrada al continente blanco«, dijo el presidente en esa ocasión.

Al día siguiente, 5 de abril, la oficina de prensa del Gobierno emitió un comunicado en el que destacó «la construcción de la Base Naval Integrada que desarrollan en conjunto la Argentina y Estados Unidos» y refirió una frase del vocero Manuel Adorni, quien en su conferencia de prensa sostuvo que este proyecto reflejaba “nuestra integración al mundo occidental y desarrollado y el avance para afianzar nuestra soberanía ante la invasión de buques extranjeros”.

Además el portavoz en su conferencia reiteró los dichos de Milei al plantear que «el desarrollo de una base naval integrada entre los países que constituirá el puerto de desarrollo que será el más cercano a la Antártida y convertirá a la Argentina y Estados Unidos en la puerta de entrada al continente blanco».

Sin embargo, esas declaraciones habían causado alguna rispidez en la embajada norteamericana, que salió a desmarcarse, especialmente cuando Milei remarcó que la base integrada en cuestión avalaba a la Argentina en la Antártida (donde en realidad los reclamos territoriales quedan suspendidos por un tratado) y que espera que sirva para «recuperar Malvinas» de manos británicas.

Ante la sensibilidad del tema, la senadora por Tierra del Fuego del Frente de Todos, Cristina López, aprovechó la primera exposición de Posse ante la Cámara alta para preguntar si hay un trabajo conjunto con los Estados Unidos respecto a la construcción de la Base en Ushuaia. «Quieren correr al Congreso de las atribuciones que tiene para autorizar el ingreso de fuerzas militares extranjeras a nuestro país«, señaló en su pregunta.

Sin embargo, Posse respondió que la misma será totalmente argentina. «No se ha participado en la redacción o negociación de un acuerdo bilateral o Memorándum de Entendimiento con los EEUU por la Base Naval Integrada en Ushuaia. No existe a la fecha convenio o acuerdo que determine el ingreso de tropas extranjeras, ni establecimiento en forma permanente en territorio nacional», comenzó por responderle a López.

Luego agrega que la base «ofrecerá servicios y facilidades para los buques que vayan/regresen de la Antártida y que utilicen la base como ‘escala’ solamente. Esto quiere decir que la utilización de la base por parte de las FFAA de EEUU y de otros países es únicamente a modo de ‘escala’«.

Por último cierra remarcando que «la Base Naval contribuye a la seguridad y defensa nacional». «La Base Naval Integrada es argentina y no es una base combinada», concluye.

Por fmluzucom

Deja una respuesta