Históricamente la escudería Williams fabricó sus propios componentes para los vehículos de Fórmula 1, pero, tras el acuerdo con Mercedes, sus monoplazas experimentaron un proceso de mejoría en sus componentes.

Recientemente, la escudería británica selló su venta al fondo estadounidense Dorilton Capital y la familia Williams abandonó la entidad después de 43 años al frente de ella en la Fórmula 1. Asimismo, la empresa nombró un nuevo consejero delegado, Jost Capito, un directivo con una larga trayectoria dentro del sector del motor.

Capito se introdujo en él a mitad de los años setenta, exactamente en el ámbito del motociclismo. A lo largo de su trayectoria pasó por compañías como Mercedes, BMW, Porsche, Ford, Volkswagen y McLaren.

La pasada 2019-2020 de Fórmula 1, la escudería Williams quedó en última posición del mundial de constructores. Además, sufrió unas pérdidas de 14,4 millones de euros y facturó cuarenta millones de euros menos que en la temporada 2018-19.

Por fmluzucom

Deja una respuesta