Los actores del mercado esperan inestabilidad a corto plazo e importantes cambios en las políticas a largo plazo relacionados con los impuestos, el gasto público, el comercio y la regulación, dependiendo de si el presidente Donald Trump o su rival demócrata Joe Biden ganan los comicios.

Biden lidera las encuestas de opinión nacionales, pero la contienda es muy reñida en los estados cruciales que podrían inclinar la elección hacia Trump. Analistas dijeron que el resultado más probable que sacudiría los mercados bursátiles en el corto plazo es que no haya un ganador inmediato el martes por la noche.

«Los operadores están tratando de posicionarse con la idea de que el simple hecho de tener un resultado será bueno para el mercado», dijo Rick Meckler, socio de Cherry Lane Investments en New Vernon, Nueva Jersey.

Los inversores que apuestan por un gobierno de Biden, que se espera que proporcione mayores estímulos fiscales y promueva la energía renovable, han logrado impulsar un repunte en las acciones ligadas a la energía solar, la industria y empresas de pequeña capitalización en las últimas semanas.

El S&P 500 terminó una semana turbulenta en mínimos de casi seis semanas el viernes, luego de unos deslucidos informes trimestrales de los gigantes tecnológicos y el aumento de casos de coronavirus en Estados Unidos y Europa.

El índice del VIX, conocido como el indicador del miedo en Wall Street, bajó el lunes luego de subir a máximos de casi cinco meses la semana pasada.

Los inversores también estarán atentos esta semana a la reunión de política de la Reserva Federal, el informe mensual de empleos en Estados Unidos y las ganancias de aproximadamente una cuarta parte de las empresas del S&P 500, incluido el fabricante de chips Qualcomm, la automotriz General Motors y la aseguradora American International Group Inc.

Por fmluzucom

Deja una respuesta