Entre los principales índices bursátiles de Wall Street, el Promedio Industrial Dow Jones cayó un 0,2% pero el S&P 500 y el tecnológico Nasdaq se mantuvieron estables. A lo largo de la semana, el Dow Jones y el S&P mostraron incrementos en torno al 7%, mientras que el Nasdaq disfrutó un crecimiento del 9%.

A pesar de la demora en el conteo de votos y las denuncias de fraude del actual mandatario Donald Trump, la tendencia parece indicar que el demócrata Joe Biden se convertirá en el próximo presidente de Estados Unidos, lo cual no desagrada a los inversores.

A la vez, los republicanos se aproximan a mantener el control del Senado, lo que podría retrasar importantes cambios de política que implicarían regulaciones estrictas para las empresas, como la expansión de la atención médica y la lucha contra el cambio climático.

Por su parte, el rendimiento del bono del Tesoro estadounidense a 10 años subió 4 puntos básicos a 0,8185%. Los retornos fueron impulsados luego de que se conociera que la tasa de desempleo en Estados Unidos cayó a un 6,9%, menos de lo esperado, desde el 7,9% de septiembre, y que el crecimiento de las nóminas privadas superó la estimación del consenso, al agregar 906.000 puestos de trabajo, especialmente en el sector del ocio y el entretenimiento, que se han visto muy afectados por la pandemia de Covid-19.

«En general fue un informe muy alentador. El mercado laboral se está recuperando y mejor de lo que la mayoría de los analistas esperaban«, dijo Russell Price, economista jefe de Ameriprise Financial Services Inc en Troy, Michigan.

Sin embargo, un aumento de 638.000 en las nóminas no agrícolas fue el avance más pequeño desde que comenzó la recuperación del empleo en mayo, una señal de que la economía aún necesita estímulos.

En los mercados cambiarios, la caída de los rendimientos afectó al índice dólar, que cerró en su valor mínimo desde el 2 de septiembre en medio de un clima de mayor aversión al riesgo.

Mientras tanto, en Europa, el referencial STOXX 600 cayó un 0,2% este viernes después de una racha ganadora de cinco días que marcó la mejor semana del índice desde inicios de junio.

Mientras, Italia registró su cifra diaria más alta de casos de coronavirus, y la región norte de Lombardía sigue siendo la zona más afectada.

Las acciones de la aerolínea Lufthansa cayeron un 6,9%, ya que Alemania advirtió contra los viajes innecesarios a Dinamarca, Italia y varios otros países del «viejo continente».

La aerolínea británica easyJet bajó un 2,6% después de que dijera que los cierres anunciados recientemente en Inglaterra, Alemania y Francia la habían obligado a recortar aún más su ya reducido cronograma de vuelos.

Los fabricantes de automóviles fueron los que más descendieron, con un 1,7%, después de subir esta semana con la esperanza de que una victoria de Biden pudiera llevar a una postura más suave sobre las políticas comerciales.

En tanto, debido a la baja del dólar, el precio al contado del oro exhibió una suba semanal acumulada del 3,9%, la más alta desde julio, para finalizar este viernes en los u$s1.951,5, mientras que los precios del crudo en EEUU crecieron hasta 4% en la semana aunque en esta última jornada bajaron con fuerza debido a que los nuevos confinamientos en Europa para contener el coronavirus ensombrecieron las perspectivas de la demanda futura de petróleo.

Por fmluzucom

Deja una respuesta