Según los datos del trabajo, lo que más se vendió fue Juguetes y rodados, que explicó el 35% de la facturación. Igualmente, las ventas en ese rubro bajaron 12,3% anual. La CAME sostuvo que en este segmento hubo faltantes de stock y las familias se inclinaron por artículos más económicos. «Por ejemplo, los rodados salieron muy poco y los empresarios en general coincidieron que después de Navidad la venta se planchó», acotaron.

El segundo rubro con mayores ventas fue Indumentaria y ropa interior, que explicó el 21% de la demanda. Las ventas bajaron 17,2% anual y no fueron lo que se esperaba. Las menores salidas de adultos y adolescentes afectaron mucho la comercialización de ropa de fiesta, coctel o más formal, según señalaron los comercios de ese rubro. Además, la Navidad consumió buena parte del crédito de las tarjetas.

El ticket promedio este año rondó los $1110, un 23% por encima del año pasado ($900), aunque a precios constantes, el ticket se redujo 8,2%. Las familias se orientaron a productos económicos en los rubros Juguetes, Ropa, Artículos de computación, Electrónicos y Videojuegos.

Este año sobresalió también la venta de libros y de indumentaria y accesorios deportivos, sobre todo artículos pequeños y deportivos como pelotas, antiparras o patas de ranas.

Por fmluzucom

Deja una respuesta