UN EXTRAÑO OFRECIMIENTO

Oct 3, 2021
General Hernán Pujatto

-Señor Presidente,el General está esperando en la antesala…

En su despacho de la Casa Rosada,el General que tiene a su cargo la Presidencia de La Junta de Comandantes,alza la mirada del documento que a estado leyendo. Se quita los anteojos y mira largamente al asistente que acaba de entrar a su despacho.

-Que pase…

El asistente asiente con un movimiento de cabeza y desaparece,unos momentos después,retorna precediendo a un hombre alto vestido impecablemente con ropas civiles.
El presidente se pone de pie y se acerca a la orgullosa y erguida figura que a llegado hasta allí,y ambos se encuentran en un cálido y fuerte apretón de manos.

-Es un placer tenerlo aquí,mi general… -Dice respetuosamente el presidente y lo invita a tomar asiento..el otro sonríe brevemente y acepta el ofrecimiento.

-Que desea tomar,mi general?…

-Solo café,señor presidente.. Gracias.

-Dos cafés.. -Murmura el jefe de estado a su asistente,que sale silenciosamente como una sombra.
El presidente mira en silencio al hombre de rostro serio y adusto. Ambos se miran fijamente y sin pestañear.

-En que puedo serle útil,mi general?…

-Mire senor Presidente,Quiero ser breve,usted debe encontrarse seguramente muy atareado..
Nuestro País está en guerra,luego de haber recuperado nuestras queridas Islas Malvinas…he ideado un plan y vengo a ofrecer mis servicios.

-Usted está en retiro efectivo desde hace bastantes años ya,pero es bienvenido si quiere aportar su experiencia…

-Le recuerdo,señor presidente,que un soldado nunca se retira…-comenta con vos firme.

-Es cierto…

El presidente sonríe mientras llega el mozo con dos tazas de café humeante,las sirve y se retira.

-Usted es una leyenda viva dentro de nuestro ejército,mi general…Ud «hizo punta» en La Antártida y reivindicó Nuestra Soberanía en esos lejanos y helados suelos..y Nuestra Patria le estará siempre agradecida por sus esfuerzos..

-Yo soy el agradecido por haber nacido en esta Tierra Bendita, Señor Presidente,pero no he venido en busca de reconocimientos,ni de cargos…cómo Ud bien sabrá,entre mis especialidades, está la de ser piloto..

-Lo se…-responde el mandatario mientras asiente con la cabeza… -Y también me dijo que a desarrollado un plan…

Es simple señor presidente,proveame de un avión cargado con explosivos…para estrellarme contra cualquiera de las naves del pirata usurpador que ahora se encuentran en la bahía de San Carlos,bajo el ataque de Nuestra Aviación Nacional..

Por un largo instante de incredulidad,el presidente contempla al anciano general.

-Con todo respeto,le recuerdo que tiene Ud más de setenta años,mi general..

Setenta y ocho,para ser precisos,senor presidente.. -replica el viejo soldado sin pestañear.

Se hace un largo silencio,un silencio que tiene visos de eternidad..en las tazas el café se enfría.

-Un kamikaze Argentino… -murmura el presidente.

-Esa palabra quiere decir «Viento divino» señor,y tiene su origen en un tifón que arrasó la flota del Kublai Khan cuando pretendía invadir Cipango,el antiguo Japón.. -aclara el viejo general.

El presidente toma su taza y bebe el primer sorbo de café, mientras su interlocutor lo imita..

-Su ofrecimiento es conmovedor,mi general,pero seguramente entenderá que no puedo aceptarlo..

-Teme que mis años no me hagan apto para la misión? Pregunta.

-No mi general,estoy seguro que está en buena aptitud,y estoy seguro que lo haría…pero Ud ya dió demasiado a Nuestra Patria,es el turno de otros,ahora..

-Nunca es demasiado,señor presidente..

-No.tiene razón..nunca es demasiado.. -responde el presidente mientras suspira.

  • Puedo pedirle que me conteste una pregunta con total sinceridad,señor presidente?
  • Haga su pregunta,mi general…
  • Piensa que estoy senil? Que estoy loco?

Otro silencio, otro largo silencio se apodera del lugar.

  • No pienso eso..creo si,que Ud es un patriota y un soldado admirable.pero si es el caso que ud esta loco, quiero decirle que es dueño de la más maravillosa de las locuras…aquella que hace que un hombre entregue todo por su patria,incluyendo el don más preciado que otorga Dios,es decir,su vida.

-Yo…

-No puedo aceptar su ofrecimiento,mi general,pero recordaré este momento hasta el último día de mi existencia.. – responde el mandatario mientras se pone de pie.
El visitante lo imita.
Después,ambos se funden en un largo abrazo.

-Buenos días ,mi general.. – dice el presidente en la despedida..

-Viva La Patria!.. -replica el viejo general.

Luego,abandona la oficina presidencial.
A su paso,los soldados lo saludan militarmente,con el mayor de los respetos.
Altivo y orgulloso,el viejo soldado abandona la Casa Rosada mientras se muerde los labios y enclavija los dientes…
El viejo soldado siente sus pupilas húmedas y brillantes mientras recuerda una frase que oyó alguna vez.. una frase que rezaba..

«No preguntes,que puede hacer Tu Patria por ti,más bien pregúntate, que puedes hacer tú,por Tu Patria»!!!…

Los protagonistas de esta historia, son nada más y nada menos que Leopoldo Galtieri y El General Hernán Pujatto…y si bien el relato fue ficcionado, seguramente no se aleje demasiado de las palabras expresadas por ambos,en la audiencia privada que el General Pujatto solicitara,y le fuera concedida por el entonces presidente de la junta.
En la misma,el general,con sus 78 años y en una admirable muestra de valor y amor por su Patria,efectivamente le pidió al primer mandatario un avión cargado de explosivos,que el mismo pilotearia y haría estrellar contra las naves inglesas.. petición que le fue denegada.

Por este,y por tantos otros valientes Hijos de esta Patria,que no dudaron ni un segundo en dejarlo «Todo» para defenderla. SALUD!!!
Para que su ejemplo y valor,NUNCA SEAN OLVIDADOS!!!

Historia tomada del libro «Argies!» de
Armando S. Fernández.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *