¿UN CAOS IMPLANTADO?

Jun 4, 2022

Por Enrique Franco Zaremba

La sociedad argentina mantenía cierta estabilidad referido al mantenimiento de Educación y Formación. Para ello su base fundamental fue los valores hispanoamericanos, que está Patria ha contribuido con hijos fecundos para traspasar sus conocimientos a la Humanidad.

El mismo pueblo buscaba el progreso cultural en cada generación, hasta que durante el Gobierno de Alfonsín la sociedad entrego sumisa su voluntad a los que asumieron los cargos políticos, personas que iniciaron un método con el fin de permanecer en cargos dentro del ESTADO.

Comprendieron que la forma de construir esa estructura y blindarla de cualquier reacción social, tenía dos elementos fundamentales
1)Dar cargos a familiares en lugares donde el Estado se relaciona con la actividad privada de constante movimiento de masa de dinero.
2)utilizar solo un puñado de militantes en la función pública, y cerrar los locales con participación ciudadana vecinal.

Muy fácil es hacerlo, cuando el funcionario político en el Gobierno, también es funcionario en el Partido Político.
De esta forma maneja las caja del Estado y la del Partido, perpetuando en forma segura su cargo y el ingreso de familiares o fieles a su persona.

Con esa trinchera asegurada, es fácil generar negociados. Todos los que necesitan un trámite caen en las manos de su tejido. Así toda forma de «saltar o adelantarse en la fila» es algo natural para ellos.

Con la escusa de la modernización con «ética» se privatiza los verdaderos impulsores económicos y estratégicos del Estado, por centavos que deberían haber pagado gran parte de la Deuda Externa, cosa que siempre crece y nadie sabe cómo ni porqué, y de paso generan Deuda Interna para sembrar más caos.

Como el caos es la oscuridad al ciudadano que intenta encender una cerilla/fósforo, le llenan de vaselina las manos y lo encierran en una fábrica de explosivos.

Destruir la moral, basada en el respeto y orgullo de pertenencia a las Instituciones, tomo como obscecion a cuánto charlatán en campaña electoral.

Los alcahuetes sin honor declaraban que no hay General que resista un cañonazo de un millón de dólar si las FFAA luchan contra el narcotráfico, mientras los hijos de otros pares pasaban drogas al exterior y su Comandante en Jefe le compraba una propiedad a bajo costo ni más ni menos que a la esposa del colombiano Pablo Escobar.
Decir esa barbaridad es mansillar el honor y reputación de sus subordinados y la Institución en sí,y nadie puede creer que no se enteraba sobre lo que estaba gestando el narco en Argentina ( caso contrario es un tremendo e ineficiente funcionario). ¿Con ello que da a entender sobre las fuerzas de seguridad/ policiales o miembros de la Justicia?.¿Son todos sin vocación y patriotismo, o solo los Generales? Eso y otros ejemplos fueron minando la dignidad en el pensamiento colectivo, todos somos puestos en dudas. Gracias a DIOS, creó en el ESPÍRITU patriótico que reside en nuestro PUEBLO, que nutre a nuestras instituciones pese a los malos Gobiernos.

Caos, que generan quitando la protección en las fronteras con el discurso de asegurar la protección a zonas pobladas.
En realidad, ello hace crecer el contrabando de todo tipo, bajando más nuestra seguridad. En la Cuarentena hemos apreciado como la falta de controles en tiempo y forma, permitió el ingreso de personas sin control o con privados que cobraban y no realizaban.¿Eso como lo llaman? Para mí es parte del CAOS.

Ni hablar de un Fiscal, donde se esgrime suicidio y consta de custodios del Estado, sin dirección o un médico/abogado funcionario público jerárquico que le dice a su madre que hay que llamar a la ambulancia. ¿Donde está nuestro norte político? ¿Nadie sacó nunca a los borrachos de las fiestas?o por el caos ¿Son todas clandestinas? ¿Cómo la Rosadita y los tiramisú de las valijas preparadas para viajar?

Viendo la fiesta petrolera,y la puerta que le abrieron a PUTIN, el pueblo pide que sigan con las clandestinas.