Ante los disturbios, Trump se dirigió a sus seguidores mediante un video pidiendo que vuelvan a sus casas porque «necesitamos tener paz», sin embargo afirmó nuevamente que «las elecciones fueron robadas y todos lo saben».

«Sé de su dolor, nos robaron una elección, fue una victoria arrasadora y todos lo saben, especialmente el otro bando. Pero tienen que irse a sus casas, tenemos que tener paz, tenemos que tener ley y orden, tenemos que respetar a nuestra gente de la ley y el orden, no queremos que nadie sea herido», aseguró el mandatario saliente a través de Twitter.

https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1346928882595885058

«Nunca ha habido un momento como este en el que algo así sucedió, en el que pudieran quitárnoslo a todos: a mí, a ustedes, a nuestro país. Fueron unas elecciones fraudulentas pero tenemos que tener paz. Entonces, vayan a casa».

Los mensajes de Trump fueron restringidos luego de que Twitter Inc dijo el miércoles que tomaría medidas contra los tuits que amenazan y llaman a la violencia, luego de que cientos de manifestantes irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos.

«(…) hemos estado restringiendo significativamente el compromiso con los tuits etiquetados bajo nuestra Política de Integridad Cívica debido al riesgo de violencia. Esto significa que estos tuits etiquetados no podrán ser contestados, retuiteados o darles me gusta», dijo la compañía.

El mensaje de Trump fue publicado poco después de que en un mensaje a la nación, el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró que la democracia del país «está bajo un ataque inédito» de «un grupo de extremistas», que «bordea la secesión» y exigió que «se detenga de inmediato».

«Llamo al presidente Trump a hablar por televisión nacional ahora mismo para que cumpla con su juramento y defienda la Constitución y exija el fin de este asedio» al Congreso, reclamó el líder opositor a dos semanas de asumir la Presidencia.

«Las escenas de caos en el Capitolio no reflejan a los Estados Unidos verdaderos, no representa quienes somos. Lo que estamos viendo es un número muy pequeño de extremistas cometiendo ilegalidades», agregó el mandatario electo.

Hacia el final de la tarde en Washington, las escalinatas y la entrada del Capitolio seguían llenas de manifestantes, mientras que en las avenidas que desembocan en la sede legislativa empezaban a concentrarse fuerzas de seguridad federales.

Las protestas, que incluyen grupos armados ultranacionalistas y supremacistas, fueron creciendo a lo largo del día y acercándose al Capitolio, hasta que luego de varios forcejeos con la Policía, lograron romper el cerco de seguridad y tomar por completo las escalinatas y la entrada de la sede del Poder Legislativo.

Por fmluzucom

Deja una respuesta