“Este año ya está perdido. No vamos a abrir en 2021”. La frase pertenece a Miguel Mirantes, propietario de la casa de té ubicada en la localidad chubutense de Gaiman, que se hizo famosa a nivel internacional cuando Lady Dila visitó en noviembre de 1995, durante su gira por la Argentina. Desde marzo, el pintoresco lugar, emplazado en una región marcada por la inmigración galesa, permanece cerrado como consecuencia del inicio de la cuarentena que dispuso por aquel entonces el Gobierno.

Por fmluzucom

Deja una respuesta