Provincia congoleña cierra su frontera con Ruanda tras la escalada de tensión

Jun 17, 2022

Kinshasa, 17 jun. La región de Kivu del Sur, en el este de la Repúplica Democrática del Congo (RDC), cerró hoy todos sus pasos fronterizos con Ruanda en el último episodio de la escalada de la tensión diplomática, después de que hoy un soldado congoleño fuera abatido tras entrar en territorio ruandés y atacar a dos policías.

«Los pasos fronterizos con Ruanda y Burundi se mantendrán cerrados desde las 15.00 horas (13.00 GMT) hasta nueva orden» a partir de mañana, confirmó a Efe por teléfono el gobernador de Kivu del Sur, Théo Ngwabidge, quien precisó que la decisión fue tomada por el Gobierno congoleño.

Miles de ruandeses y congoleños cruzan esa frontera habitualmente para comerciar o trabajar, explicó a Efe por su lado el diputado provincial Alain Lubamba.

La decisión se produjo después del incidente ocurrido esta mañana en Goma, la capital de la provincia vecina de Kivu del Norte, cuando un soldado congoleño fue abatido tras cruzar la frontera para atacar a los agentes de seguridad ruandeses y acabar hiriendo a dos.

«Esta mañana, a alrededor de las 08.45 horas (07.45 GMT), un soldado congoleño no identificado y armado con un fusil AK-47 cruzó la frontera (…) y empezó a disparar contra el personal de seguridad ruandés y los civiles, hiriendo a dos policías ruandeses», indicaron hoy las Fuerzas Armadas de Ruanda en un comunicado.

«El soldado congoleño murió de un disparo 25 metros dentro del territorio ruandés», señalaron.

El Ejército de Ruanda «invitó» a analizar lo ocurrido al Mecanismo Conjunto de Verificación Ampliado (EJVM), un organismo establecido por la Conferencia Internacional de la Región de los Grandes Lagos que investiga incidentes de seguridad en sus doce Estados miembros.

El Gobierno de la RDC ha acusado en repetidas ocasiones a Ruanda de colaborar con el grupo rebelde M23 -que libra intensos combates contra las Fuerzas Armadas congoleñas desde el pasado marzo-, un extremo que Kigali siempre ha negado.

Este miércoles, el Consejo Superior de Defensa de la RDC llegó a recomendar al Gobierno del país «suspender» todos sus «acuerdos» con Ruanda.

Además, miles de personas se echaron a las calles este miércoles en Goma para protestar contra las presunta cooperación de Kigali con los rebeldes.

Sin embargo, el portavoz de la misión de paz de la ONU en el país (MONUSCO), Frederic Harvey, señaló esta semana que, en la actualidad, no se conoce «ninguna confirmación fáctica» sobre la cooperación de Ruanda con el M23.

El M23 se fundó a principios de 2012 como una escisión de los combatientes del extinto Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP), un grupo de rebeldes en su mayoría de origen ruandés que luchó contra las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) en suelo congoleño.

Las FDLR, por su parte, nacieron en el año 2000 del anhelo de algunos cabecillas del genocidio de Ruanda de 1994 y otros ruandeses exiliados en la vecina RDC por recuperar el poder político en su país de origen.

En noviembre de 2012, el M23 avanzó con rapidez hasta ocupar durante dos semanas la ciudad de Goma, capital de Kivu del Norte, pero la presión internacional forzó al grupo a retirarse y empezar negociaciones de paz con el Gobierno congoleño.

Entonces, los investigadores de la ONU acusaron al M23 de contar con el apoyo económico-militar de Ruanda e incluso de recibir órdenes directas de altos funcionarios del Ejército ruandés, un extremo que Kigali negó.

Los combates de estos rebeldes contra las posiciones del Ejército de la RDC se reanudaron el pasado mes de marzo y, durante las últimas semanas, decenas de miles de personas han tenido que abandonar sus hogares debido a los ataques, según datos de la ONU. EFE

py/lbg/fpa

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta