Las motos a las que hizo referencia fueron las mismas que obligaron al auto de la pareja a detenerse tras atropellar a dos motociclistas que nada tenían que ver con el hecho denunciado. En su defensa, Píparo intentó justificar su escape con una presunta situación de riesgo. “En un momento doblamos y ahí la situación pasa a ser radicalmente distinta, porque al doblar lo que veo son cinco motos con diez tipos, y ahora estaban cerca, adelante nuestro. Ahí dije ‘ya está, nos cagaron’, como que nos habían encerrado. Las motos estaban adelante y me dio la sensación de que bajaban la velocidad, como que las teníamos encima. Fue una sensación de encierro”, agregó sobre el hecho previo a atropellar la moto con sus dos ocupantes.

En relación a la versión que dio la Policía sobre un evidente estado de alcoholismo por parte de Píparo y su esposo, la diputada comentó que solo tomó Coca-Cola y que “nadie me habló de un test de alcoholemia en ningún momento de la madrugada”. Un hecho llamativo, teniendo en cuenta la situación.

Por su parte, los abogados de los jóvenes arrollados aseguraron que “no se trató de un accidente sino de una cacería” y dijeron que presentaron en la fiscalía dos videos con imágenes que demuestran que existió una “persecución”.

Por último, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, sostuvo que “nadie puede dudar de un asalto y del nerviosismo que siente una víctima cuando es asaltada, pero eso no puede justificar el accionar negligente e imprudente”.

Por fmluzucom

Deja una respuesta