Luego de conocerse la decisión de aplazar la decisión, los precios del crudo cayeron ayer luego de tocar máximos de varios meses. Los futuros del Brent cedieron 1,37% a u$s51,09 por barril, mientras que los del WTI en Estados Unidos cerraron con una baja de 1,85%, a u$s47,62. Más temprano en la sesión, ambos contratos subieron y bajaron más de 1 dólar, con el WTI tocando un pico desde febrero y el Brent, un máximo desde marzo.

Fuentes de la OPEP+ dijeron a la agencia Reuters que en la reunión Rusia y Kazajistán respaldaron el aumento de la producción, mientras que Irak, Nigeria y los Emiratos Árabes Unidos sugirieron mantener el bombeo estable.

El domingo, el secretario general de la OPEP, Mohammad Barkindo, advirtió a los expertos de la OPEP+ de los riesgos bajistas que enfrenta el mercado petrolero. Ayer, el ministro de energía saudita, el príncipe Abdulaziz bin Salman, dijo que la OPEP+ debe estar alerta y ser cautelosa a pesar de un entorno de mercado optimista, ya que la demanda de combustibles sigue siendo frágil y la nueva variante del coronavirus es impredecible.

“En muchas partes del mundo, donde las tasas de infección han aumentado de manera preocupante, se está implementando una nueva ola de restricciones, que inevitablemente afectarán la tasa de recuperación económica en esos países”, señaló Bin Salman.

Ahora que los futuros del crudo referencial Brent operan por encima de los 50 dólares por barril, la OPEP+ aprovechó este mes para elevar su bombeo en 500.000 barriles por día (bpd), dentro de un plan para deshacer eventualmente recortes que ascienden a 7,2 millones de bpd en la actualidad.

Los miembros de la OPEP+ redujeron la producción para respaldar los precios y reducir el exceso de suministro desde enero de 2017, e incrementaron sus reducciones a un récord de 9,7 millones a mediados de 2020, mientras el covid golpeaba la demanda de gasolina y combustible para la aviación.

El líder de la OPEP, Arabia Saudita, sugirió en reuniones previas un enfoque más cauto, mientras que Emiratos Árabes Unidos y Rusia indicaron que prefieren un alza más rápida.

“Cualquier cosa puede pasar, pero Rusia no quiere perder o capitular tan rápidamente. Parece que nos esperan unas negociaciones largas”, dijo Bjornar Tonhaugen, jefe de mercados petroleros de Rystad Energy.

Por fmluzucom

Deja una respuesta