“Se trata de una clara politización de la vacuna. Veníamos advirtiendo sobre la repudiable arbitrariedad con la que el gobierno de Kicillof omite a los centros de salud municipales para la administración de las dosis”, aseguró el senador provincial Alejandro Celillo. Y agregó que es “el kirchnerismo no desprecia solo a los intendentes, desprecia al personal de la salud y vecinos, que tanto sacrificio realizaron a lo largo de casi un año de pandemia”.

Desde el oficialismo, el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, sostuvo ayer que “hay que ser respetuosos de los tiempos de la Justicia”. En diálogo con radio Provincia, el funcionario manifestó estar “muy preocupado” por la situación y fue un poco más allá y puso en duda el trabajo de seguridad local. “Llamó la atención que no funcionen las cámaras de seguridad, pero hay que dejar que la Justicia averigüe qué pasó”.

En Olavarría, municipio gobernado por Ezequiel Galli de Juntos por el Cambio, el oficialismo y la oposición también se pasaron facturas. El jefe comunal se quitó responsabilidad rápidamente y afirmó que el municipio “no tuvo injerencia” y fue la Región Sanitaria IX quien tuvo participación en el control de las vacunas. “Sabemos que cortaron la cámara en el mismo momento que cambiaron la perilla del freezer, porque no lo apagaron sino que pasaron la perilla a 26 grados y de esa manera cortaron la cadena de frío”, le dijeron a este diario fuentes consultadas del ministerio de Salud.

Sin embargo, lo sucedido en Olavarría no es el único caso que deja ciertas dudas en relación al manejo de las vacunas. Desde el municipio de Bahía Blanca, a cargo de Héctor Gay (quien hace unas semanas había manifestado “que ni Putin se colocó la vacuna”), se quejaron por la repartición de la Provincia debido a que aún no recibieron las partidas asignadas.

En diálogo con este medio, el senador por la ciudad Andrés De Leo sostuvo que “hubo una intencionalidad evidente de hacer que pasen por todos los hospitales provinciales y que los municipales de Juntos por el Cambio queden afuera. El distrito de Tornquist, que tiene 8 mil personas, las recibió antes porque tienen un intendente que se está alineando al Frente de Todos”.

Las quejas, además, se dan por la cantidad de dosis. “Le dan a Bahía (una ciudad con más de 300 mil personas) la misma cantidad de vacunas que a Tornquist. Que la explicación sea atendible, porque los packs son de 450, no alcanza”, agregó el senador.

El jefe de Gabinete del Ministerio de Salud provincial, Salvador Giorgi, afirmó ayer que las vacunas llegarán “entre jueves y viernes” al Hospital Municipal de Bahía Blanca. “Siempre empezamos a mandar vacunas a los hospitales provinciales y después reforzamos en los hospitales municipales. Quizá el error fue en los tiempos, pero tuvo que ver con la logística”.

En los últimos días, el oficialismo también difundió la foto del intendente de Coronel Pringles, Lisandro Matzkin, aplicándose la vacuna. Se trata del primer jefe comunal de Juntos por el Cambio que se inocula con las dosis de Sputnik V. “Pienso que hay que aunar posiciones y esfuerzos, confiar y no dividirnos más de lo que ya estamos”, aseguró como símbolo de confianza en medio de una clara disputa política en salud.

Por fmluzucom

Deja una respuesta