NO CERRAR LOS OÍDOS

May 22, 2021

Nos toca vivir tiempos donde cada vez se prohíben actos de nuestra vida cotidiana o Derechos consagrados internacionalmente. Lo único que se abre es la incertidumbre y el miedo a vivir en el futuro inmediato, arrojando el dato estadístico de la supresión biológica de nuestro pueblo como si fuera la Bolsa económica . Las causas varían desde el aborto hasta la mala praxis por falta de plan en la organización social ante un virus. Todo lo que durante milenios fue utilizado como experiencia común para cada pueblo en la lucha por desarrollo y crecimiento es descartado. Esto no es gratuito, la historia nos enseña que tal irresponsablidad nos cuesta mucha sangre y la rueda del mundo tritura a los más tercos o ignorantes.
Los peores registros de sufrimiento en las civilizaciones se dieron ante conductores que manejaron situaciones en forma subjetiva, sin escuchar y dialogar con el pueblo. La cortina de sus privilegios y lujos taparon la visión de las necesidades y separaron las voces y reclamos del pueblo. De esta forma se pierde su libre forma de vivir orgánicamente en base a sus creencias y moral, se desintegra la unificación del progreso social alimentando el individualismo, conocido como el sálvese el que pueda.

Los privilegios de la casta política y su selección de oportunistas degrada al sector más emprendedor de la sociedad. La guerra silenciosa, tal vez elaborada, corroe los ideales de unión y pertenencia a un territorio o comunidad nacional.
Los hombres individualmente o en grupo familiar despega en busca de protección al lugar que demuestre avance científico o protección en su liderazgo. Llegamos entonces al hombre sometido a un Estado que imprime Civilización o leyes positivas.
Se olvidan de las leyes naturales, Morales y Divinas.

La voz del pueblo no es ya la voz de DIOS. La cortina del gobernante intenta asfixiar su PODER – JUSTICIA – SABIDURIA -MISERICORDIA – BONDAD – CARIDAD.

Atributos necesarios para salvar al pueblo en la unificación basadas en acto con identidad moral en lugar de igualdad de corrupción.

Se debe cerrar la trituradora de vidas y no restringir vivir.

Enrique Franco Zaremba

Comparte esta pagina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *