En tanto, cobra especial atención las medidas que podría tomar Buenos Aires ante la suba de contagios y los desbordes en las playas (ver pág. 17). La semana pasada, los gobernadores comenzaron a analizar dar marcha atrás en la flexibilización ante el relax social y el previsible aumento de casos post fiestas.

Ayer, en Buenos Aires comenzaba un análisis concreto sobre medidas a tomar (ver aparte), y en Chaco y Santiago del Estero hubo acciones puntuales.

En el primer caso, el gobierno de Jorge Capitanich anunció una “alarma sanitaria” entre las 0 y las 6 hasta el 21 de enero, salvo de jueves a domingos donde estará habilitado el funcionamiento de bares y restaurantes hasta las 2. Asimismo, “se establecerán puestos de controles en los límites de la provincia, así como en los ingresos de las localidades, a fin de generar un registro y seguimiento de las personas que circulen. Como medida especial, durante los sábados y domingos no se permitirá la circulación entre localidades”, dijo un parte oficial.

También en La Pampa Sergio Ziliotto restringió desde ayer el horario para la circulación, redujo la extensión horaria de las actividades gastronómicas y resolvió continuar con la suspensión de los encuentros sociales

En una lógica similar, el gobierno santiagueño de Gerardo Zamora incorporó el PCR negativo como requisito para ingresar a la provincia. El test podrá realizarse de forma gratuita en el aeropuerto para quienes lleguen vía aérea.

Ayer, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti sostuvo: “El descenso de casos se ha detenido y en muchas provincias vemos un aumento”. La funcionaria indicó que “Jujuy, Catamarca, La Pampa, la provincia y la ciudad de Buenos Aires y Misiones han aumentado los nuevos casos”, mientras que el resto detuvo el descenso.

Por fmluzucom

Deja una respuesta