MATAR AL BURRO

Jun 6, 2021

Una vieja narración utilizada en política.
Se refiere al Campesino que vende a su Soberano un Burro que habla y es tímido para hablar en público, el Soberano así le paga más dinero para que en dos años hable ante los miembros de la Corte y los súbditos.
Sabiendo el campesino que es imposible que hable el burro, vivir dos años sin necesidades materiales y con privilegios bajo la cobertura del Poder, especula que antes de los dos años muera el Soberano, el Burro o Él.
Así entonces la promesa en base a una mentira y engaño, ilusiona a quien espera lo imposible; El tiempo borra los compromisos mentiroso o engaños, otro dicho dice que no hay mal que dure 100 años.

Sería bueno que cada uno de los ciudadanos busquemos fotos de nuestro pasado; fijamos nuestra mirada en los padres, tíos o abuelos que ya no están.
Imaginariamente nos colocamos sus atuendos laborales:
Campesinos; albañiles; torneros, bomberos, médicos; bancarios ; portuarios, almaceneros, etc.

Con eso miremos nuestro país en su desarrollo y sabemos los esfuerzos que ellos realizaron para llegar a los avances de hoy y que muchos tengan una carrera profesional.
Recordemos la espera de la promesa de mejoras de salario y eficiencia sanitaria durante sus años pasivos, ¿ eran los SOBERANOS del HOY ANSES y PAMI por ejemplo, las Instituciones los burros y los funcionarios los campesinos?
Ahora miremos al futuro SENTADOS en el sillón de ellos y piensa en tu ancianidad o pasividad laboral.

Puedo pensar en el tratamiento dado al combate a la epidemia actual en nuestro país, desde la Distancia de China, a la infusión sanadora recomendada por el ministro , cuarentena de 15 días; paquetes de fideos de una marca poco conocida que intenta comprar el Estado a 1 dólar y por el otro decir que es de un precio elevado una vacuna a 3 dólares de un elemento requerido por todo el mundo con urgencia.

Miremos las promesas de los últimos 40 años, pensemos en las instituciones que por medios de engaños fueron debilitadas por la corrupción de personas.

Nuestra única solución, no dejarnos engañar con promesas entregando nuestros bienes; hay que curar a las Instituciones o estas mueren; el «campesino’ no responderá ante el SOBERANO.

Cifras que no engañan.. más de 80 mil muertos en una población de 40 millones dentro de una superficie territorial donde en otros países cuentan con más de 1000 millones de habitantes.

Enrique Franco Zaremba

Comparte esta pagina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *