Llegó finalmente el gran día y como ya se descontaba hace tiempo aún no se sabe si ganó Biden o Trump. Todo pinta que será para largo. Una cancha bien embarrada al estilo conurbano argento. A nivel local se percibe una pax armada, donde los decibeles han bajado un escalón. Pero nada está resuelto. Nuevas distracciones como la vacuna rusa y uno que otro anuncio económico son las novedades. Sin embargo, en el mercado se ve una grieta, aquellos que respiran aliviados tras los últimos anuncios monetarios y los que desconfían y se preparan para lo inevitable: una corrección del tipo de cambio y fogonazo inflacionario. Es que como explicó un gurú de la City a sus clientes la experiencia histórica muestra que no hay antecedentes desde mediados de los 70 de períodos largos con brechas por encima del 100%.

Por fmluzucom

Deja una respuesta