La capital de Francia quedó silenciosa y sus calles, vacías, con negocios, restaurantes y barres cerrados, a raíz del toque de queda que comenzó a regir en la noche del sábado a partir de las 21, tras el aumento de casos.

Por fmluzucom

Deja una respuesta