El líder mundial en reservas de autos con chofer también vio caer su facturación un 18%, a u$s3.100 millones.

Pero los ingresos generados por su negocio de entregas, que incluye Uber Eats para distribuir comida preparada, crecieron 125% en un año gracias, paradójicamente, a la pandemia que impulsó estos servicios.

Tras presentar los resultados, sus acciones perdían 3,70% en los intercambios electrónicos fuera de hora en la bolsa de Nueva York.

Por fmluzucom

Deja una respuesta