La víctima, una exmilitar y ardiente seguidora del presidente Donald Trump, se llamaba Ashli Babbitt, y vivía en el sur de California.

Por fmluzucom

Deja una respuesta