El informe publicado este lunes por el IET dio cuenta de una aceleración de índice de precios respecto a septiembre, cuando cerró en 2,8%, y al mes de agosto, cuando culminó en 2,6%, lo que muestra una tendencia a la alza durante los últimos meses. Con el incremento divulgado esta tarde, la inflación acumuló un 26,5% en los primeros diez meses del año y se ubicó en 37% a nivel interanual.

El incremento de precios estuvo liderado por el rubro alimentos, que registró un alza del 4,3%. Uno de los motivos del aumento se debe a las subas continuadas en los productos estacionales, como por ejemplo las verduras y las frutas, que subieron 11.1% y 12,5% respectivamente. Además, señalan que durante octubre se autorizaron aumentos de entre el 3 y 5% promedio en Precios Máximos, que impactó en los alimentos.

INFLACION INTERANUAL.jpg

Otro factor que explica el incremento se encuentra en la reapertura de actividades, que hasta ahora había mantenido virtualmente congelados los precios desde el comienzo de la cuarentena. “A modo de ejemplo, los gimnasios relevados subieron 21% promedio y las peluquerías lo hicieron en 4,7%”, detallaron desde IET.

Por otro lado, indumentaria y calzado también explicaron la suba al registrar incrementos en promedio del 4,9%, producto del Día de la Madre y de la retracción de precios que había en el sector hasta esa fecha.

Debido a que algunos sectores, como servicios y prepagas, no registraron aumentos debido a que se encuentran congelados por decreto, la inflación no fue aún mayor, dijeron desde IET.

INFLACION INTERANUAL 2.jpg

Del relevamiento se desprende que si en noviembre y diciembre la inflación se ubicara en cifras del 3% el año culminará con un aumento del 34,2%. “Si bien esto representa un valor por encima del que figura en el Presupuesto (32%), implica una importante desaceleración respecto al 52% registrado en 2019”, apuntaron.

Uno de los motivos que esgrimieron a la hora de analizar el aumento de precios fue el salto en la brecha cambiaria que superó ampliamente el 100% entre el dólar oficial y los dólares blue, MEP y CCL. “Esto generó faltantes de insumos en diversas cadenas industriales y, a su vez, introdujo presión en ciertos precios fuertemente atados al valor del dólar”, argumentaron.

Los comerciantes y productores, al notar faltante en insumos, optaron por vender con incrementos y, en otros casos, no vender esperando un incremento en el dólar oficial, es decir, una devaluación del peso respecto al dólar.

Por fmluzucom

Deja una respuesta