La decisión fue adoptada tras una reunión entre el presidente de Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez, y su par de AFA, Claudio Tapia, conjuntamente con el gobierno de la provincia de Córdoba.

«El objetivo de jugar la final de la Copa Sudamericana a puertas cerradas tiene a evitar la exposición de miles de personas a un eventual contagio de Covid-19, en atención a la pandemia actualmente en curso», expresa el comunicado emitido al respecto por Conmebol en su primera parte.

«La Conmebol apostó desde el inicio de la pandemia a lograr el retorno del fútbol, pero en un marco de seguridad, priorizando la salud y la integridad de todos los miembros de la familia del fútbol sudamericano, desde jugadores hasta hinchas, pasando por empleados y periodistas. La decisión de llevar a cabo el partido decisivo de este torneo continental es coherente con esta visión», completó el texto del anuncio.

Las semifinales de la Sudamericana contendrán los partidos de ida entre miércoles y jueves próximos, empezando mañana por el encuentro que disputarán en Liniers, desde las 21.30, Vélez Sarsfield y Lanús, mientras que al día siguiente y en el mismo horario harán lo propio, en Chile, el local Coquimbo Unido frente al también argentino Defensa y Justicia.

Por fmluzucom

Deja una respuesta