El acuerdo entre Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) sería, cronológicamente, de muy largo aliento. En principio, y contando los años en los que no se ejecutarían liquidaciones de cuotas y los que sí se pagarían cuotas e intereses, el plan de pagos se extendería a un lapso mayor a los 20 ejercicios. Esto ocurriría si el organismo que maneja Kristalina Georgieva acepta la propuesta de los negociadores locales, de incluir un plan de pagos que no exceda los u$s2.000-u$s3.000 millones de dólares. A esto habrá que sumarle el pago de los intereses correspondientes; los que, según aseguran desde el Gobierno, serían los menores que pueda aplicar el FMI. La posibilidad de pago de no más de ese monto es una posición por ahora firme que se intenta aplicar desde Buenos Aires en el plan que se negocia, para poder defender la tesis de la “sustentabilidad” de la deuda, con el equilibrio de las variables macroeconómicas locales. Y, obviamente, con la seria dificultad de conseguir dólares frescos para poder cumplir con los compromisos de deuda, que tiene la Argentina de estos tiempos (y se supone por muchos ejercicios más).

Por fmluzucom

Deja una respuesta