Tiene capacidad para 300 chicos y queda en la localidad de Isidro Casanova, donde trabajaba el sacerdote Basilicio «Bachi» Brítez, quien murió el 29 de agosto tras contagiarse Covid-19 y había «soñado» con construir ese centro de desarrollo infantil.

Por fmluzucom

Deja una respuesta