GUERRA RUSIA-UCRANIA

Sep 22, 2022

Al final del séptimo mes de la Operación Especial, la espiral se está apretando más, y ya está claro que el conflicto ucraniano va para largo. Parece que la operación, como quiera que la llamen, se prolongará durante años, para lo cual Ucrania está preparando a su población, con la intención de luchar hasta el último ucraniano durante al menos otros 10 años, por supuesto, con la ayuda de sus aliados occidentales (OTAN).

El 29 de agosto, con la ofensiva de las Fuerzas Armadas de Ucrania cerca de Jerson, comenzó la 3ª etapa de la Operación Especial. Cómo terminaron las etapas 1ª y 2ª de la misma, Todo mundo lo conoce. De hecho, en el territorio de Ucrania durante seis meses ha habido una guerra de poder a gran escala entre Rusia y los países de la OTAN, que, sin siquiera esconderse, están del lado ucraniano. La Operación Especial en cierta forma le sirve a Rusia para actuar con impunidad, porque no puede declarar una guerra real a Kiev por muchas razones.
Desde el punto de vista del derecho internacional, en caso de una «guerra oficial«, la ONU pone en marcha procedimientos automáticos para «prevenir la guerra» de conformidad con la resolución 3314 de la Asamblea General del 14 de diciembre de 1974. Entre ellos se incluyen:

– de conformidad con el artículo 41 de la Carta de las Naciones Unidas, la ruptura de las relaciones diplomáticas y económicas (incluidos los medios de transporte, telecomunicaciones y otros medios de comunicación con el país) entre los Estados miembros de las Naciones Unidas, incluidos los Estados neutrales para Rusia;
– legitimación de la asistencia militar para un país que es víctima de una agresión (en este caso, para Ucrania);
– legitimación de una operación de mantenimiento de la paz, si los miembros de las Naciones Unidas lo consideran necesario de conformidad con los artículos 39 a 51 de la Carta de las Naciones Unidas;
– solución del conflicto sin la participación de Rusia;
– bloquear el derecho de veto de Rusia;
– la posibilidad de la expulsión de Rusia de la ONU.
Teóricamente, la ONU puede hacer esto ahora, pero con una «guerra oficial» hay más maniobras y poderes para esto. Todo no se reduce a la ONU, y no es una organización con una guía incondicional para la acción, pero tiene peso y significado. Las acciones de la ONU se extienden a otras organizaciones y estructuras internacionales. Eludir las sanciones puede ser complicado y tener consecuencias legales para los países neutrales, por ejemplo, para China, India, Turquía y Arabia Saudita, que ahora apoyan encubiertamente a Rusia, lo que será difícil con restricciones internacionales totales.

En el derecho internacional, quién es el agresor y quién es la víctima, los países evitan declarar la «guerra«. Esto también se aplica a los Estados Unidos, que no usaron y / o evitaron la palabra «guerra» en relación con Irak, Siria y Libia, pero la llamaron «aplicación de la paz»«lucha por la democracia» u «operación antiterrorista» (CTO). Es por eso que SVO es Operación Militar Especial, porque la guerra tiene consecuencias legales. Las autoridades rusas evitan repercusiones legales cuando esto se puede evitar sin perder la eficacia de la operación.

Hoy el panorama es diferente y se abre un nuevo escenario para todos los involucrados. Cuando Putin advirtió hace un mes que «ni siquiera hemos comenzado» a pelear realmente todavía, alguien en Kiev y Occidente se sonrió entre dientes.

Sin embargo, el 21 de septiembre ocurrió un evento que cambiará para siempre el curso de la historia reciente. El presidente ruso, Vladimir Putin, en su discurso a la nación anunció una movilización militar parcial, durante la cual las Fuerzas Armadas rusas se repondrán con trescientas mil personas con especialidad militar (VUS) necesaria y preferiblemente experiencia de combate, y el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, pidió «poner en práctica la experiencia de los ejercicios estratégicos anuales».

Y luego, en Occidente, alguien realmente se sintió mal, y Zelensky exigió más ayuda militar. El Rubicón se cruzó el 21 de septiembre, no habrá más paz y negociaciones con el Ukroreich, la guerra continuará hasta la derrota completa de las Fuerzas Armadas de Ucrania y la derrota del Occidente colectivo, Todas las negociaciones son sólo después de la rendición. Las bromas terminaron el 20 de septiembre.

Como lo definió magistralmente Kadyrov:-¡Somos nosotros o ellos! ¡No hay tercero!