“No tenemos nada contra las empresas grandes, al contrario. Estamos hablando de un tema netamente comercial, que tiene que ver con que podamos coordinar los precios. Lo que queremos es consensuar, porque cuando se habla de desdolarizar es para controlar la inflación, ya que es un efecto dominó: por ejemplo el 5% de aumento del dólar de un producto, termina con una suba del 15% en góndola. Es que cuando a las pymes les pasa esto, tienen que aumentar sus precios porque tienen que cubrirse. Queremos llegar a un acuerdo para tener más previsibilidad y no tener que recargar y vender en pesos pero actualizando al dólar, porque el mercado no está demandado”, agregó Rosato.

En el encuentro se detallaron ejemplos de precios dolarizados, como el aluminio, que le agregan presión inflacionaria a los productos locales, ya que se exportan con precios hasta 40% menor al que accede el mercado local.

La exministra de Economía Felisa Micelli es la coordinadora de la mesa de Costos de Insumos Difundidos que se lleva a cabo en el marco del Congreso de Consenso. “No tenemos una mirada en contra de las grandes empresas e incluso consideramos fundamental su participación en los clubes mundiales de producción de sectores específicos, como el aluminio o el acero, y por eso planteamos que se precisa poner en marcha un diálogo para que exista una sinergia entre grandes y pymes para mejorar la competitividad”, sostuvo al respecto.

Durante la reunión, el subsecretario de Políticas para el Mercado Interno, Matías Ginsberg, también se refirió a la desdolarización de los costos de insumos básicos en el país. Destacó que se trata de un trabajo a largo plazo, pero señaló que “existen herramientas de trabajo del corto plazo” para poder enfrentar situaciones de abuso de posición dominante en algunos sectores.

Marcelo Fernández, titular de la Confederación Empresaria de la República Argentina (CGERA), sostuvo que el pedido de desdolarizar los insumos básicos para la producción tiene larga data. “Lo venimos diciendo desde hace años. En la época de Macri, con las devaluaciones fuertes, por ejemplo la que tuvo lugar pos PASO, fue tremendo. Las empresas toman el tipo de cambio cuando pagás, y es imposible trasladar al costo esa suba. Lo habíamos pedido en su momento, pero evidentemente es legal. Lo planteamos en el gobierno anterior y no tuvimos mayores respuestas. Después llegó la pandemia, veníamos bastante regulares porque el dólar estaba quieto, pero es un tema a discutir”, sostuvo Fernández ante Ámbito, quien remarcó que en ese caso las pymes quedan entre el comercio al que le venden sus productos y las empresas proveedoras, ya que el aumento en el costo de los insumos dolarizados “no se puede trasladar”.

Por fmluzucom

Deja una respuesta