Freestyle rap a la criolla, en nueva serie de HBO

Sep 15, 2021

Periodista: ¿Cómo es trabajar para HBO?

Hernán Guerschuny: En tiempos de plataformas se cuenta con equipos de desarrollo de contenidos y gente especializada. Buscan una visión y tienen sus algoritmos, con eso nuestro proyecto fue bien recibido, lo que atribuyo a que es un producto que viene a ilustrar y encarnar un mundo particular para llevarlo a grandes audiencias. Eso implica el doble de esfuerzos, hay que ser rigurosos en los textos y las situaciones. Queríamos llevar a las grandes audiencias una fábula con una historia sólida, donde el cuento le gane al fanatismo por lo particular. Hubo que poner rigor porque sabemos que ese universo tiene una idiosincrasia propia y fuerte.

Joaquín Bonet: Hay profesionalización, a diferencia con el pasado donde había una mirada acaso antojadiza de un productor y uno tenía que ver cómo hacerle caso. Ahora se conforman equipos de guionistas de trayectoria que entienden a donde está orientado el producto y no por eso se va en detrimento de la mirada autoral. Estamos acostumbrados a la TV de autor, a algo que piensa y escribe uno en soledad, sin importar el ritmo narrativo. Es más complejo escribir de esta forma pero apuntamos a una industria variada. Hoy hay un doble desafío de ser respetuosos con quienes pertenecen a la cultura freestyle y que eso resulte atractivo para el público. Vimos horas batallas, tuvimos asesoramiento de freestrylers, nos corregían, tenemos amplio respeto, y queremos que sea un puente para gente que no sabe qué es el freestyle. Me refiero a un público adulto de más de 30. Buscamos se comprenda el fenómeno sin prejuicio. Las series ayudan a meterse en mundos lejanos y uno así conoce más, es una ventana que amplifica la mirada.

Joaquín Cambre: Vengo de 17 años de dirigir videoclips y si bien estaba cerca de la música no así del freestyle. Mi hijo fanático me ayudó a acercarme a una generación más joven, a entenderla e interpretarla, y veo que tiene algo en común con lo que hago, tiene poesía, narrativa, estética, en eso se simplifica mi trabajo como director porque tomo valores que vienen de esa cultura. Además de cómo contar, la clave fue escuchar a los verdaderos protagonistas, ellos hicieron que este proyecto fuera orgánico.

P.: ¿Cómo investigaron y se apropiaron del mundo?

J.B.: Vimos centenares de videos, de los más variados, de profesionales y de nenes de diez años en el interior. Cruzamos información, de famosos y de videos caseros. Fue volver a mis 20, cuando era rockero, tenía el mundo por delante, quería abrirme paso en mi profesión y navegábamos con mis amigos. Eso es universal, cómo son las relaciones, es universal tener 20 pico, lo singular es la época. Aquí trabajamos con una asociación de familias diversas para entender los procesos de algunos personajes.

J.C.: Esperaba más cambios en el guión de los que hubo, en relación a cómo decir algunas cosas, creí que nos corregirían pero cuando vieron que estaba bien escrito, respetaron y nos avalaron a los viejos sobre cómo lo habíamos pensado.

P.: ¿Hubo transformaciones desde que arrancó el streaming con Netlfix hace diez años a hoy?

H.G.: Las plataformas tuvieron una curva de aprendizaje importante. Cuando empezamos a desarrollar proyectos lo que mandaba era de un estilo, pretendían temas universales. Ahora se advierte que cuánto más y mejor pintas la aldea más podés viajar y entender otras idiosincrasias. Lo universal ya radica en otro lado, es decir, tienen que emocionar o generar algo en espectador, sin importar donde ocurre. Se va aprendiendo y el poder de producción que tienen las plataformas es inédito para nuestro país. Aquí siempre hubo dos polos de producción, el Incaa y la TV, con proyectos que den rating. El streaming viene a cambiar y quiere buenos proyectos que se destaquen. El presupuesto no sería el impedimento de hoy porque el producto que se aprueba es el que pasa todos los filtros de los diferentes departamentos. En el mundo anterior nos preocupábamos por que la gente cobre a fin de mes, hoy hay proyectos de todo tipo. Se aprende sobre la marcha y apuntamos a subir la vara. Pudimos pensar en agregar videoclips, sumar figuras invitadas, con raperos reales, y cuestiones que con un esquema habitual de presupuesto no haríamos. Pero con la plataforma, todo lo que enriquecía al producto tenía luz verde.

Comparte esta pagina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *