En tanto, el volumen acumulado en dólares alcanzó los u$s 2.395 millones con un incremento del 8% en relación con 2019

Desglosado por instrumentos, los Cheques de Pago Diferido cerraron el año con un total de 160.476 millones de pesos en financiación para las empresas argentinas. Este monto implicó un crecimiento del 66% (nominal) respecto del volumen total de 2019 y un 311% (también nominal) sobre 2018. Este importante incremento se explica en gran medida por la digitalización de esta herramienta a través de los Echeq´s.

“Teníamos por delante un producto que debíamos difundir, desarrollar operativamente y demostrar por qué es una gran herramienta, pero se dio que creció exponencialmente. Hoy el 72% de las operaciones de negociación de cheques está basada en el Echeq”, resumió Alberto Curado, presidente del MAV.

En tanto, un informe del Mercado de Valores, consignó: “El cheque de pago diferido digital ha logrado posicionarse como el producto por excelencia para el financiamiento de las pequeñas y medianas empresas en el mercado de capitales durante el año 2020. Los reconocidos beneficios de su uso, sumado a las ventajas de su completa digitalización, se presentan como las principales razones de su éxito en un complejo año de pandemia. Desde el mes de marzo -esto es el inicio operativo del Echeq- se negociaron cheques electrónicos por 60.000 millones de pesos a partir de 65.894 instrumentos operados”.

Del volumen total anual operado en el año, $5.739 millones correspondieron a la negociación de pagarés, que mostró un retroceso respecto de 2019. Sin embargo, a partir de junio pasado, tras la habilitación del pagarés directo, el instrumento tomó un nuevo impulso llegando a alcanzar -a partir de ese momento- un crecimiento interanual cercano al 500%.

Por su parte, las Facturas de Crédito Electrónicas cerraron el año con una marca de 2.271 millones de pesos en 2020, implicando un crecimiento del 164% nominal respecto a 2019.

Por fmluzucom

Deja una respuesta