Javier Bujan, presidente de la corredora de cereales Kimei Cereales, dijo que “es muy difícil decir hasta dónde llegará el mercado, si seguirá subiendo y cuánto, o si corre riesgos a la baja. Este último escenario parece más complicado ya que las ventas de EEUU son reales, el clima adverso en Sudamérica es real y al menos hasta mitad del año próximo no hay mucho que pueda cambiar eso”.

A mediano y largo plazo, Buján estimó que “el mercado está descontando ya un escenario muy complicado, es muy difícil saber hasta dónde puede subir, dependerá de China y del Clima, dos impredecibles. La realidad es que estamos frente a precios inesperados y con un alto valor de rentabilidad (claro sujeto a este la producción) sino de nada sirven los precios altos si fracasa la cosecha”.

Añadió “ahora con semejantes subas, no hay que descartas bajas que no estén fundadas en fundamentos propios del mercado y si por toma de ganancias de posiciones especulativas”.

Consultado sobre la liquidación de divisas en este escenario, Buján indicó que “estará sujeta a dos premisas fundamentales, desde ya la lógica que es que se hace mucho más lenta con mercados en subas, pero la situación interna tendrá su influencia y no será menor”.

“Brecha cambiaria, estabilidad y panorama económico general, si se lograra confianza con un plan a mediano y largo plazo eso ayuda a que no haya retención especulativa por situación interna, hoy eso no sucede, pese a la baja de la brecha, no hay aún confianza ganada, para muchos el efecto logrado con las medidas tomadas tienen un costo de endeudamiento muy alto”, concluyó.

Por el contrario para Gustavo López, director de la consultora Agritrend, “el alza de los precios era una cuestión previsible que responde a tres factores: recorte de la oferta en EEUU, algunos pronósticos sobre posibles complicaciones climáticas en el Hemisferio Sur, lo que definiría la oferta de Brasil y de Argentina; y el tercer punto es la demanda”.

En relación a este último punto, López resaltó que como importante la relación de EEUU y China y del levantamiento de su guerra comercial. “En la práctica, el país asiático sigue traccionando de forma muy significativa: el gobierno americano vendió 12 millones de toneladas (VS. 2,5Mt en igual período de un año antes). Es decir, hay una apuesta enorme a seguir vendiéndole a China, que este año se prevé endrán compras récord de maíz y soja”.

En base a esto el analista concluyó que los precios de los granos “seguirán al alza porque todas estas variables –que están descontadas a media en el mercado- son explosivas ya que puede haber recortes adicionales en EEUU y/o en América Latina o acelerarse la demanda. Es una situación que podría ser bastante explosiva en precios”.

López mencionó sobre la liquidación de divisas a nivel local dijo que “incidirá en esto la incertidumbre del productor con respecto al clima y en relación a posibles cambios en materia macroeconómica. Por eso, pese a los buenos precios no sé si habrá una liquidación masiva”.

Por su parte, Alexander Londoño, analista de mercados de ActivTrades, planteó en diálogo con este medio que “de mantenerse los precios actuales, la soja podría subir hasta el máximo que registró en junio del 2016 cuando llegó hasta u$s442,8. Sin embargo, de cerrar este mes por encima de u$s399,78, la oleaginosa completaría seis meses consecutivos subiendo y eso la deja vulnerable a una corrección técnica a la baja”.

Para el largo plazo, el especialista indicó que “con la recuperación económica en China y ahora en el resto del mundo de llegar a distribuirse efectivamente una vacuna para detener la pandemia del coronavirus, la demanda por la soja podría mantenerse en aumento, aunque al corto plazo se podría dar un retroceso bajista en medio de una toma de ganancias por la fuerte subida que ha tenido”.

Londoño añadió que “aparte del aumento de la demanda por parte de China, el principal consumidor del grano en el mundo, las cosechas a nivel mundial han sido afectadas por el mal clima. En Brasil, que es el principal productor de soja en el mundo, el clima ha estado demasiado seco, mientras que en la India, que es el quinto productor de soja en el mundo, el clima ha estado demasiado húmedo y eso ha disminuido la producción”.

En este sentido, el analista señaló que “lo que podría detener la subida de la soja es un aumento de la producción en los principales países productores como Brasil, Estados Unidos y Argentina, siendo este último el tercer productor de soja más grande en el mundo. Pero la demanda se proyecta a que siga aumentando”.

Por fmluzucom

Deja una respuesta