El pedido realizado esta semana en el Deliberante de Lobería se efectuó en el marco del proyecto “Eslabón Perdido”, propiciado por el museo local, que busca encontrar naufragios desconocidos en un sector del litoral atlántico ubicado al norte de la ciudad de Necochea. En la solicitud realizada a los ediles, la museóloga Eliana Segovia explicó que se ha realizado un relevamiento de más de 50 naufragios ocurridos en la región, así como embarcaciones varadas o desguazadas, y que en ninguno de esos casos se pudo demostrar que ambas piezas fueran compatibles con esos navíos siniestrados, por no verificarse coincidencias ni de tamaño ni de diseño. Muestras de los timones fueron analizadas en laboratorios del Centro Atómico Bariloche y el resultado indicó que no se trata de acero naval común, sino de una aleación de base hierro, con componentes menores como aluminio y cromo, entre otros, y partes de acero inoxidable, como el pivote, o tapones Kaupmann, de origen alemán, explicó Segovia. Por su parte, el ingeniero Hernán Sotero González, miembro del grupo de investigación, dijo que el diseño de los timones constituye una rareza y que no se pudo encontrar antecedentes similares ni en barcos modernos, ni en antiguos.

En tanto, en su presentación efectuada al Concejo Deliberante de Necochea, las autoridades del museo local -Fernando Tripiana, Presidente; Carlos Palotta, vocal; y Juan Ratti, Secretario- destacaron los objetivos de la búsqueda y señalaron que “a nivel nacional la iniciativa ya ha sido puesta en conocimiento del ministerio de Seguridad del que depende la Prefectura Naval Argentina, fuerza a la que se le ha solicitado apoyo y colaboración”.

El coordinador del proyecto Eslabón Perdido, el periodista Abel Basti, investigador de las actividades nazis en la Argentina, explicó que el rastrillajea a realizarse se hará mediante un sonar de barrido lateral, ROV (Remotely Operated Vehicle) y buzos. Además, informó que está previsto prospectar con georadar y detectores de metales sectores de las playas de Costa Bonita y Arenas Verdes, donde se encontraron los dos timones. Cada una de las palas de timón miden 5.07 por 3.42 metros y pesan más de 10 toneladas, según el cálculo de los expertos involucrados en el proyecto Eslabón Perdido.

Por fmluzucom

Deja una respuesta