ENTREVISTA AL ST VGM José Alberto Vasquez del R I 12 Grl Arenales Durante la Gesta

May 4, 2022

POR: Edgardo Garcia Meza

Invitame un café en cafecito.app

Miércoles 04 May 2022 A LAS 22 hs ENTREVISTA AL ST VGM José Alberto Vasquez del R I 12 Grl Arenales Durante la Gesta
MENSAJES WSP AL 11 60036977 O AL 011 44863345 ESCUCHANOS POR WWW.FMLUZU.COM.AR O MIRANOS POR LA PC O TV POR LAS SIGUIENTES PLATAFORMAS: YOUTUBE: https://www.youtube.com/c/fmluzu923mhz FORMATO AUDIO: RADDIOS.COM: https://www.raddios.com/13606-radio-online-fm-luzu-fm-923-villa-luzuriaga-argentina RADIO GARDEN: http://radio.garden/listen/fm-luzu-92-3/vEat5buQ MY
TUNER: https://mytuner-radio.com/es/emisora/fm-luzu-923-fm-476201/ OI RADIO: https://oiradio.co/fm-luzu92-3-mhz-s271979 Y EN OTRA MAS PLATAFORMAS. TE ESPERAMOS «PARA NO OLVIDAR»

Combate de Darwin – Pradera del Ganso

Consolidada la “cabeza de playa” en Puerto San Carlos, el enemigo se preparaba para emprender la marcha hacia Puerto Argentino; las pérdidas sufridas por la flota británica y el costo en material y vidas humanas que esto aparejaba comenzó a minar el ánimo de la sociedad británica en relación con los escasos logros obtenidos en materia militar y, con el objeto de revertir esta tendencia en la opinión pública, se decidió atacar a las tropas argentinas desplegadas sobre el Istmo de Darwin.

En ese lugar se encontraba la Fuerza de Tareas “Mercedes” a órdenes del Teniente Coronel Piaggi, Jefe del Regimiento 12 (en total 643 efectivos al día 27 de mayo) y estaba compuesta por: el Regimientos de Infantería 12 (disminuido), la Compañía C del Regimiento 25 (disminuida), una sección de la Batería B del Grupo de Artillería de Defensa Antiaérea 601 (dos cañones Oerlikon de 35mm), una sección de tiradores del Regimiento de Infantería 8, un grupo de la Compañía de Ingenieros 9 y parte de la Batería A el Grupo de Artillería Aerotransportado 4 (tres obuses Otto Melara de 105 mm), a estos se le sumaban tropas y aeronaves de la Fuerza Aérea Argentina a cargo de la Base Aérea Militar Cóndor con 202 efectivos.

El Plan del Jefe de la Fuerza “Mercedes” consistía en defender el istmo de Darwin con esfuerzo principal hacia el norte, adelantando la Sección Exploración a Low Pass, y con la masa del Regimiento 12 y una sección del Regimiento 8 en primera línea y una sección de la Compañía C del Regimiento 25 como reserva, con la intención de retardar al enemigo hacia Goose Green. Fracciones de la Compañía C del Regimiento 12, defendería el sur del istmo y se mantendría una sección de la Compañía C del Regimiento 25 como reserva. Para apoyar la operación se emplearían los morteros disponibles, las 3 piezas de artillería y la artillería antiaérea del ejército y la fuerza aérea. Se prevé también el refuerzo helitransportado del EC Solari (con la Compañía B del Regimiento 12 y una sección de la compañía C del Regimiento 25 que se encontraba en proximidades de Puerto Argentino). Los británicos tenían previsto emplear para el ataque el 2do Batallón de Paracaidistas al completo, reforzado con parte del 40 Batallón de Infantería de Marina y apoyado por una batería de cañones de 105 mm, dos fragatas para cañoneo naval y los aviones Harrier en apoyo directo.

soldados argentinos en Darwin

En la tarde del día 27, se produjeron ataques aéreos ingleses sobre las posiciones argentinas. A las 22:50 hs se desató un cañoneo naval sobre la Compañía “A” del RI 12, y durante la madrugada del 28 de mayo, la Infantería inglesa se lanzó sobre las posiciones argentinas con intenso fuego de morteros y ametralladoras, la Compañía A al ser sobrepasada comienza el repliegue bajo el intenso fuego de artillería y armas automáticas. El centro de gravedad del ataque enemigo provenía desde el norte. Los argentinos contraatacaron, apoyados por sus morteros de 81 y 120 mm que ejecutaron fuego sobre la retaguardia enemiga y combatiendo en forma decidida. El sector Oeste había cedido pero, peleando cuerpo a cuerpo se logró restablecer la situación y reconstituir el frente. Agotada la munición, la Sección Apoyo se replegó y a las 6:00 hs, el masivo volumen de fuego inglés fue reduciendo las defensas argentinas.

Se ordena el alistamiento de la Sección de Reserva a cargo del Teniente Roberto ESTÉVEZ que ocupa una posición de defensa en la escuela, al norte de Goose Green, imponiéndole la misión de ejecutar un contraataque en dirección NO para aliviar la presión del enemigo sobre la diezmada Compañía A del Regimiento 12 y así recomponer la 1ra línea. El teniente Estévez ocupó una posición en la Escuela Pradera del Ganso y ejecutó un contraataque en Boca House que causó muchas bajas al enemigo, logrando el objetivo de recomponer la primera línea de defensa. Durante este duro combate, perdió la vida el mismo Estévez quien a su vez por medio de un equipo de radio dirigía el fuego de artillería patria. Luego de la muerte del bravo teniente continuaron sus hombres dirigiendo el fuego que batía las posiciones enemigas, a través del equipo de comunicaciones, primero el cabo Mario Castro, y luego de su muerte, el soldado Fabricio Edgar Carrascul, quienes ofrendaron su vida en cumplimiento de la misión siguiendo el ejemplo de Estévez. A las 8:30 hs las fracciones del RI 12 y RI 25 había experimentado muchas bajas y los sobrevivientes se replegaron al poblado, cubiertos por el fuego de dos morteros de 81 mm, a cargo del subteniente Marcelo Raúl Colombo, que batían el Norte de las posiciones para permitir el repliegue de los efectivos.

La Batería A del Grupo de Artillería Aerotransportado 4 que con solo tres obuses operando al momento del combate al mando del Teniente 1ro Carlos Alberto Chanampa, se esfuerza para mantener el régimen de fuego y satisfacer los insistentes pedidos de apoyo. Los efectos de sus obuses a partir del amanecer, orientados por observadores del Regimiento 12, se hacen más efectivos sobre las posiciones enemigas. La cantidad de proyectiles disparados por estas piezas sobrepasaba lo recomendable, tanto es así que al momento de finalizar el combate, los ingleses no creían que tan pocas piezas hubieran disparado tanto y producido los estragos que produjeron. Un ataque aéreo de aviones Aermacchi de nuestra Armada junto a aviones Pucará de la Fuerza Aérea se suscita sobre el campo de batalla y junto a la artillería y la resistencia de la abnegada infantería paralizan el avance británico, quienes se repliegan hacia el norte.

Los efectivos del Equipo de combate Güemes que habían logrado sustraerse a la acción enemiga en San Carlos, a cargo del Teniente 1ro Esteban y que se encuentran reorganizándose en Puerto Argentino, reciben orden de alistarse en la noche del 27 de Mayo para su traslado por helicópteros a Goose Green. El traslado se efectúa a partir del 28 de Mayo, en helicópteros del Ejército Argentino. La fracción logra arribar a la zona aproximadamente a las 9:30 hs, desembarcando aproximadamente a 8 Km al Sur de Goose Green. El movimiento aéreo se efectúa, prácticamente, a ras del piso, para eludir la detección del enemigo. Luego del desembarque, dos helicópteros a cargo del Capitan Swendsen y del Tenientete Florio descienden en Goose Green bajo el fuego enemigo para evacuar heridos a Puerto Argentino. La fracción a cargo del Teniente 1ro Esteban es batida por fuego de artillería enemiga, por lo que despliega y avanza hasta Goose Green, siguiendo el contorno de la playa y a las 10.30 hs efectúa su presentación en la localidad al jefe de la Fuerza de Tarea y se interioriza de la situación.

Mapa del Combate de Darwin

Mientras tanto los efectivos a cargo del subteniente Juan José Gómez Centurión contraatacaron vigorosamente y lograron alcanzar alturas ubicadas a dos kilómetros al norte de Pradera del Ganso. A las 12.30 hs, el enemigo inglés lanzó un masivo ataque final. Su fuerte fuego de artillería de campo y morteros castigaron las posiciones que ocupaban una sección de tiradores del Regimiento de Infantería 8, la Compañía “A” del Regimiento 12 de Infantería y efectivos de la Compañía de Servicios del mismo regimiento en Darwin. En estos combates se destaca, por su valor y ejemplo personal, el Subteniente en comisión Ernesto Peluffo, quien a cargo de personal de los servicios se multiplica, dirigiendo la acción de sus subordinados y reabasteciéndose de la munición del personal caído, rechazando una y otra vez los ataques ingleses en su sector. Finalmente, el Subteniente es herido de consideración en la cabeza, y aun así, ordena el repliegue de sus hombres manifestando su decisión de permanecer en el lugar para protegerlo, temperamento que no es aceptado por su personal, quien luego de grandes esfuerzos logra evacuarlo hacia propias líneas. La Compañía C del Regimiento 12 se ha replegado hasta el linde Sur de la localidad y combate con efectivos enemigos que la atacan por el Oeste y desde el Sur. Constantemente llegan a la población efectivos dispersos, algunos heridos, otros exhaustos. Se combate en el sector de la Escuela al Norte de Goose Green, en forma intensa, mientras que con efectivos equivalentes a 2 Secciones de la Compañía “C” del Regimiento de Infantería 25 se ha organizado, para la defensa, del perímetro de la localidad.

Los dos cañones Oerlikon de 35mm que allí se encontraban, a esta altura del combate dejan de apuntar sus cañones al cielo y ejecutan tiro terrestre con el objeto de detener el avance enemigo, pronto dejarán de tronar, quedando silenciosos hacia el final al combate. La situación se hizo insostenible para los efectivos del Ejército Argentino que habían combatido hasta el límite de sus posibilidades. A las 21:30 hs del 29 de mayo, el Jefe de la Fuerza de Tareas “Mercedes” informó que la situación ya no podía sostenerse. A las 11:00 hs del 30 de mayo se produjo el cese de fuego y el final de uno de los más encarnizados combates terrestres de la campaña de las Malvinas.

El Combate en la altura 234 «San Carlos»

El 21 de mayo de 1982 comenzó el desembarco británico en el estrecho de San Carlos. Un puñado de valientes de los RI 25 y 12 enfrentaron a los invasores, cumpliendo con su misión de dar alerta al comando en Puerto Argentino. Sin embargo, estos hombres fueron mucho más allá, resistiendo y escapando durante días de la persecución de las fuerzas especiales inglesas.

Por Sebastián Miranda[i]

El 13 de mayo el Tcnl Ítalo Piaggi recibió la orden del Comando de Brigada  a cargo del Grl Parada de desplegar una Compañía en el estrecho de San Carlos con el fin de proporcionar alerta temprana frente a posibles desembarcos enemigos.

El 15 de mayo la 3ra Sección de la Compañía “C” del RI 25 al mando del Tte 1ro C. D. Esteban y el Subt R. O. Reyes (42 hombres) fue enviada al estrecho de San Carlos como fuerza adelantada para informar sobre los movimientos de los británicos junto a una Sección del RI 12 mandada por el Subt José Vázquez (21 efectivos).

Juntos formaron el Equipo de Combate Güemes.Los infantes se acomodaron en dos helicópteros Chinook de la FAA y un Puma de la Aviación del Ejército y después de unos minutos de vuelo llegaron a destino relevando a los integrantes de la Compañía de Comandos 601.

El grupo del Tte 1ro Esteban se posicionó en Puerto San Carlos mientras que la Sección del Subt Vázquez lo hizo a 9 km en la denominada altura 234 contando con 2 morteros de 81mm y cañones sin retroceso de 105mm.

El 18 de mayo se realizó un nuevo relevo en la altura 234 quedando en el lugar el Subt R. O. Reyes, el Sarg Colque, el Cabo Godoy y los soldados Alarcón, Bergero, Cepeda, Clot, Freire, Moyano, Pesaresi, Vargas y Velásquez del RI 25 (Sección “Gato”) y el Cabo 1ro Torres, el Cabo Sánchez y los soldados Almirón, Aquino, Espinosa, García, Méndez, Rivero y Rojas del RI 12.

A las 00.30 hs del 21 de mayo la flota británica comenzó a ingresar al estrecho de San Carlos en medio de un silencio sepulcral. Una hora después los hombres del SBS al mando del Tte Comandante Ian Stanley despegaron de la cubierta del HMS “Antrim” en dos helicópteros Wessex y se posaron a unos 3000 metros a retaguardia de la posición argentina en la altura 234, al sudoeste de Fanning Head.

A la 01.45 el Subt R. O. Reyes divisó en la oscuridad la silueta de varios buques ingresando por el estrecho. Unos minutos después abrió fuego sobre los buques ingleses, a pesar de la enorme desproporción de fuerzas y que sin duda alguna el hacerlo delataría su posición y traería como consecuencia un diluvio de proyectiles sobre las posiciones propias.

Los hombres de Reyes no dudaron: ¡fuego!, ¡fuego!, ¡fuego!

La orden se repite, como en 1806, como en 1807, como en la Vuelta de Obligado y Angostura del Quebracho, ¡¡¡fuego contra el invasor!!!! Rápidamente se informó la situación a Puerto San Carlos y, como era esperable, un diluvio de fuego empezó a caer sobre los efectivos del Subt R. O. Reyes.

21 de mayo de 1982-Malvinas-Cronologia de Guerra - » Mi... en Taringa!

El soldado Diego Pesaresi dejó su testimonio sobre la dramática experiencia vivida:

        “El cañoneo fue intenso, muy fuerte. Nos reunimos todos para enfrentar la situación y seguir las órdenes del Subteniente Reyes. Combatimos mucho y por más que los ingleses no lo digan o lo quieran negar, allí tuvieron muchas bajas. El mismo Sargento Colque tiró hasta la última munición de sus morteros. Los ingleses no esperaban que estuviéramos ahí por eso nos tiraron con todo … pero les respondimos también”.[ii]

A las 03.20 los hombres del Subt R. O. Reyes habían agotado la munición y los cañones de 105 mm habían sido destruidos por el fuego de las fragatas por lo que ordenó el repliegue en dos columnas. Minutos después se comenzó a recibir fuego de armas portátiles provenientes de los efectivos del SBS que estaban esperando a los argentinos, generando heridas a los soldados Aquino y García.

Impedidos de continuar, el Subt R. O. Reyes los dejó a cargo del Cabo Godoy y atacó a los hombres del SBS impidiendo que aferraran a su tropa. Los británicos trataron de cercar a los argentinos pero no pudieron. Durante este juego del gato y el ratón el Sarg M. Colque (imagen) se adelantó en una de las colinas y no lo volvieron a ver. Un proyectil naval cayó cerca de él dejándolo aturdido, caminó desorientado durante tres días hasta ser capturado por los ingleses.

Mientras tanto el Cabo Godoy dejó a los dos heridos a cargo del Cabo Sánchez y se reunió con el Subt R. O. Reyes. Los conscriptos heridos y el Cabo fueron capturados por los británicos al poco tiempo. El resto de los hombres continuaron replegándose. La resistencia de los efectivos del Subt R. O. Reyes fue heroica, con apenas 20 hombres demoraron la operación de desembarco de la Armada Real durante 5 horas, haciendo frente a una fuerza desproporcionadamente superior.

Los valientes de la Sección “Gato” siguieron eludiendo los intentos británicos por capturarlos, confundiendo a los hombres del SBS y generándoles bajas:

        “(…) La patrulla que nos seguía fue atacada por los mismos ingleses matando a sus propias tropas, seguramente se habían confundido con nosotros”.

        “(…) Vimos como dos Secciones inglesas se cruzaron entre ellas. Una, la que nos seguía de cerca iba por debajo, por la planicie; la otra, que debía emboscarnos, estaba en la cima de un monte. No sé, seguramente ésta última no nos vio y confundió a la Sección que nos seguía con nosotros y los sacudió. Creo que no tuvo que haber quedado ninguno vivo”.

        “(…) Por lo menos los atacaron con 6 ametralladoras y fue un ataque de manual. Con una precisión asombrosa veíamos como saltaban los pedazos de turba alrededor de los cuerpos impactados de los infantes ingleses. Los estaban aniquilando, luego del fuego de las ametralladoras vino el fuego de morteros. Esta combinación de fuego terminó por completo con la patrulla. No tuvieron ninguna oportunidad. Se veía como trataban de salir de esa zona arrastrando a los heridos y ese caía también. Luego de 10 minutos aproximadamente, sobrevolaron la zona 3 helicópteros que aterrizaron y trasladaron rápidamente los cuerpos inmóviles de sus camaradas, de aquellos soldados que nos perseguían. En ese momento decidí no moverme de día hasta que saliera de la zona”.

Los británicos desembarcaban más y más hombres, pero los efectivos de los Regimientos 12 y 25 no iban a rendirse. El Subt R. O. Reyes decidió intentar volver a Puerto Argentino. Empezó un durísimo repliegue, marchando de noche para evitar ser detectados, con la ropa empapada, casi sin comida, cambiando constantemente de posición y eludiendo a los británicos:

       “(…) En un momento dado un helicóptero inglés intentó descender casi encima de nosotros, tanto que a un compañero le arrebató el pasto con el que se camuflaba. En otro momento se los oía hablar a pasos nuestros. Teníamos una gran tensión tirados cara al cielo con el fusil en las manos sin poder movernos debido a la superioridad de ellos (…)”.

Los 11 hombres estaban en un territorio dominado por el enemigo, con frío y agotados. El 27 de mayo el Subt R. O. Reyes decidió hacer alto en una elevación rocosa donde se improvisó un refugio. Tres de sus hombres, el Cabo Godoy y los soldados Cepeda y Moyano se encontraban heridos, imposibilitados casi de caminar por el congelamiento que sufrían en los pies.

El oficial tomó una difícil decisión: dejar a los heridos en el refugio y ordenarle al soldado César Roberto Clot, el que estaba en mejores condiciones, caminar hasta encontrar a los británicos para que dieran asistencia a los heridos. El soldado cumplió con su misión pero los ingleses creyeron que se trataba de una trampa. Los heridos permanecieron en el refugio.

Mientras tanto el Subt R. O. Reyes continuó la marcha en procura de alcanzar las líneas propias con los 6 hombres que le quedaban. Llegaron a una casa donde por fin pudieron alimentarse con comida caliente. El 13 de junio, un día antes de la rendición argentina, se escuchó el ruido de helicópteros ingleses que aterrizaron cerca de la casa.

La infantería inglesa se aprestó para atacar a los argentinos y abrieron fuego. Sin posibilidad de resistir, el Subt R. O. Reyes ordenó la rendición. Habían pasado 21 días desde el combate en la altura 234, habían eludido a las mejoras tropas británicas generándoles bajas, habían demorado el desembarco de los ingleses.

Inmediatamente el oficial les preguntó si habían rescatado a los heridos, ante la respuesta negativa, pidió un helicóptero para ir a buscar a sus hombres. Ese mismo día fueron salvados y a pesar de sus graves heridas pudieron sobrevivir.

Un comentario en «ENTREVISTA AL ST VGM José Alberto Vasquez del R I 12 Grl Arenales Durante la Gesta»

Deja una respuesta