Elvis, de la alta cocina fusión en Palermo al local propio de sushi en Rodrigo Bueno

Ene 14, 2022

En Avenida España al 1800, casa 117 de la manzana 4 del barrio Rodrigo Bueno, se encuentra Peruvian Nikkei. Nació en 2018 de la mano de Elvis Barrera García, un chef peruano que, tras haberse desempeñado en un exclusivo restaurante de Palermo, decidió abrir su propio local.

“Es muy difícil, pero vale la pena. Siempre tenía en mente algún día emprender algo. Los nueve años que trabajé en el restaurante de Palermo fueron una escuela, me anoté todo, recetas, formas de trabajar, todo. Eso me abrió mucho la cabeza. Y un día lo hice”, relata Elvis.

“Es muy difícil, pero vale la pena. Siempre tenía en mente algún día emprender algo»

Elvis Barrera García está al frente de Peruvian Nikkei, en el barrio Rodrigo Bueno.

Al igual que más de 1.500 emprendedores, Barrera García se encuentra inscripto en el Registro de Unidades Productivas de la Economía Popular y Social (Rupepys), que funciona como la puerta de acceso a las herramientas que ofrece el gobierno porteño, a través del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat.

“Vivo en el barrio, se dio la oportunidad y la tomé. Poner un pequeño emprendimiento donde hacés sushi, comida que se vende en los mejores restaurantes, era raro. En el barrio se venden minutas, milanesas, empanadas, pizzas… pero eso ya había, y yo quería diferenciarme. Me arriesgué bastante pero valió la pena”, dice.

El chef participa activamente de talleres de comercialización, autogestión y marketing organizados por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y accedió a asistencia financiera por parte de la Subsecretaría de Desarrollo del Potencial Humano a fines de 2021.

 hacer que su local se convierta en una marca, y esa marca en una franquicia.

“Nosotros estamos convencidos de que la mejor política social es el trabajo y sabemos que las unidades productivas de esta economía enfrentan barreras estructurales vinculadas a la organización del trabajo y la producción, la falta de vías de financiamiento y la escasez de canales de comercialización”, afirmó María Migliore, ministra de Desarrollo Humano y Hábitat porteña. “La historia de Elvis es una de tantas que demuestran que el sector necesitaba que dispongamos de marcos nuevos para potenciarlo. Por eso presentamos y aprobamos por unanimidad una ley que nos dio un marco fundamental para gestionar y acompañar a todos aquellos que quisieran incorporarse a un proceso virtuoso de crecimiento, con oportunidades de capacitación, desarrollo y financiamiento”, finalizó.

El célebre cocinero del barrio Rodrigo Bueno formó también parte de las capacitaciones que ofrece el Grupo Vistage en lo que es la articulación público privada que impulsa el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat. Se trata de un método de asistencia técnica horizontal, bajo el cual los emprendedores se reúnen con el objetivo de aprender de sus propias experiencias.

Hoy Elvis tiene un sueño: hacer que su local se convierta en una marca, y esa marca en una franquicia. “Quiero conquistar primero al paladar argentino, pero después salir al mundo, conquistar Estados Unidos, España… Me gustaría mucho poder viajar con mi trabajo”, dice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *