El cronograma de licitaciones contempla dos fechas en enero (jueves 14 y miércoles 27), dos en febrero (miércoles 3 y 24) y tres en marzo (martes 16 y lunes 22 y 29). A su vez, el primer bimestre concentra dos de los cinco meses con los vencimientos de instrumentos de mercado más abultados de 2021, que por ahora llegan a los $2,1 billones de pesos. Según cálculos de la Oficina de Presupuesto del Congreso, durante enero el Tesoro debe abonar $237.066 millones por todo concepto. El mayor vencimiento del primer mes del año se producirá el 29 de enero, cuando el Tesoro debe afrontar la amortización de una Lede (S29E1) por $137.399 millones y otros $50.186 millones en una Lepase (SE291), siempre de acuerdo a la OPC.

De acuerdo con la lectura oficial, la normalización del mercado local fue una “piedra fundamental” en la estrategia financiera del gobierno. Cuando comenzó la gestión del ministro Martín Guzmán, desde su entorno dejaron trascender que “nunca” se reperfilaría deuda en pesos, algo que con el correr de los meses se fue consolidando. Luego un primer traspié por la postergación del pago del bono dual AF20, el mercado fue “ganando dinamismo” -como explican en el MECON-, y permitió cerrar el año con un porcentaje de refinanciación del 119%, en un contexto de fuerte expansión de la liquidez por los programas de asistencia implementados por la pandemia y las restricciones al mercado cambiario que complican las opciones de dolarización de las carteras.

Para 2021, el subsecretario de Financiamiento, Ramiro Tosi, le dijo a fin de diciembre a Ámbito que buscarían “desplegar la agenda financiera acorde con el presupuesto que aprobó el Congreso”. El objetivo, según el funcionario es “dar previsibilidad, planificar y desarrollar esa agenda para la reconstrucción del mercado de capitales local”. Además, Tosi destacó que buscarán “desplegar tareas y objetivos específicos para profundizar la liquidez en el mercado secundario y mejorar las colocaciones en el mercado primario”.

Según estimaciones de la consultora LCG, las necesidades financieras de 2021 equivalen al 11,6% del PBI, que en pesos llega a los $4,887 billones. Ese monto está compuesto por un déficit primario de $1,897 billones (4,5% del PBI); $0,744 billones en intereses (1,8% del PBI) y amortizaciones de deuda por $2,246 billones (5,3% del PBI). Si se asume que las amortizaciones de deuda se pueden refinanciar en su totalidad, las necesidades de financiamiento equivaldrían al 6,3% del PBI, de los cuales 3,8% se financiarán a través de la asistencia monetaria del BCRA.

Por fmluzucom

Deja una respuesta