Las restricciones a la circulación nocturna impuestas por el gobierno ante el rebrote del coronavirus afectarán directamente al teatro, que había vuelto a funcionar con protocolos específicos que, sin embargo, no contemplaban estas nuevas disposiciones. Ayer, en el medio teatral había muchas dudas y consultas para determinar los pasos a seguir y evitar que el público, como en aquella película de Truffaut, perdiera el último subte tras la salida del teatro. “Nuestra postura es que el teatro esté exento de la restricción nocturna como sucedió en España como ejemplo”, decía Ariel Stolier, del Paseo La Plaza, cosa que no parece verosímil que ocurra. “Estamos trabajando, no pasa por ahí la respuesta, estamos buscando excepciones ya que nuestros espacios no son el problema, como quedó demostrado en estos dos meses”, expresó por su parte Sebastián Blutrach de El Picadero y el Teatro Nacional Cervantes. En general, la solución a la que recurriría la totalidad de las salas que han vuelto a funcionar es acomodar los horarios a una franja que permita cumplir con estas restricciones.

Por fmluzucom

Deja una respuesta