El programa define, entre otros puntos, subsidios por seis meses para quienes incorporen de manera efectiva trabajadores a las empresas de la economía del conocimiento. “Preferimos subsidiar el empleo y no el desempleo”, remarcó Schiaretti. En casos de incorporación por género, discapacidad, zonas desfavorables y formación en doctorado o posdoctorado, la empresa recibirá un subsidio 30% mayor.

“Somos el principal polo de software del interior del país”, enfatizó el gobernador, y destacó que “la economía del conocimiento va a ser uno de los sectores más dinámicos del mundo que viene postpandemia, y en el que Córdoba tiene grandes posibilidades”. En esa línea, vaticinó que si avanza el trabajo conjunto “en unos años van a decir en nuestra Patria que Córdoba es el mayor polo de la Economía del Conocimiento del interior del país”.

En diálogo con Ámbito, el ministro de Ciencia y Tecnología cordobés, Pablo De Chiara, aseguró este martes que “el objetivo de la ley es multidimensional: acompañar el desarrollo de todo el sector en las empresas que ya están hoy en actividad, en nuevas empresas cordobesas y también en atraer empresas de otros lugares que se vengan a radicar a Córdoba”.

La radiografía cordobesa muestra que hay hoy unas 3 mil empresas ligadas a la economía del conocimiento -que producen servicios basados en el conocimiento o conocimiento embebido en productos-, incluyendo centros tecnológicos públicos y privados.

Ese combo genera cerca de 66 mil empleos y coloca a Córdoba -destacan- como “la primera provincia del interior del país en cantidad de empresas y empleo” del sector, detrás de CABA y Buenos Aires. Alimentan ese escenario una fuente de recursos clave: 12 universidades y 86 centros tecnológicos, con unos 250 mil estudiantes universitarios y más de 8.100 investigadores y becarios.

“Ya Córdoba viene acompañando de manera muy cercana a la industria del software, y ahora lo hemos ampliado -a raíz de los beneficios nacionales- a otras actividades que tienen que ver con la Economía del Conocimiento; tenemos una expectativa de un crecimiento del empleo muy importante para los próximos 5 años”, destacó De Chiara.

Si bien en el sector tienen un fuerte protagonismo el software y los servicios informáticos, además el programa alcanza a empresas ligadas a la bioeconomía, a servicios geológicos y de electrónica, servicios profesionales de exportación, nanotecnología, ingeniería para la industria nuclear, de investigación y desarrollo, aeroespacial y satelital, industria 4.0 y la industria audiovisual.

En despachos provinciales destacan que se trata de actividades de alto impacto en la generación de valor agregado y de creación de empleo, con alta demanda de personas calificadas y remuneraciones superiores a la media del resto de los asalariados. “Se trata de empleo de calidad, son los empleos bien remunerados”, remarcó Schiaretti, en el marco de una norma que -explicaron a este diario- prevé tanto estímulos para las empresas (alcanzadas por la ley nacional) que ya están en actividad (independientemente de que inviertan o no), como la promoción de nuevas inversiones.

Por fmluzucom

Deja una respuesta