Aún resta contabilizar la última jornada del año pasado pero el comportamiento de los depósitos privados en dólares registran un “sorpresivo” crecimiento de casi 8% el mes pasado. Los datos del BCRA dan cuenta que al 29 de diciembre el stock de los argendólares se elevó a u$s15.815 millones. Esto implica un aumento de nada menos que de u$s1.138 millones. Sin dudas se trata de la mejor perfomance del año pasado, donde recupera los niveles vistos a mediados de octubre. Así y todo el balance de 2020 arroja un sabor amargo porque el stock de argendólares acusa una pérdida de u$s3.633 millones. Es decir que a lo largo del año pasado se fue casi el 19% de los argendólares. Lo cual tiene dos implicancias principales. Por un lado, al estar el sistema financiero normado para evitar el descalce de monedas, como en recordadas crisis contemporáneas, los bancos solo utilizan la capacidad prestable de los argendólares para financiar a empresas con ingresos en dólares, como los exportadores u otras empresas vinculadas con el comercio exterior. Y por otro lado, los encajes de los argendólares, es decir, la parte de los depósitos que los bancos deben guardar y no prestar, están contabilizados por el BCRA como reservas internacionales. De modo que cualquier movimiento, positivo o negativo, en el volumen de argendólares termina influyendo en el nivel de las reservas brutas del BCRA.

Por fmluzucom

Deja una respuesta