En Río Negro, que recibió con beneplácito la anulación de derechos de exportación para peras y manzanas, esperan la llegada de un total de 20 mil trabajadores que arribarán de distintos puntos del norte. Así lo confirmó la subsecretaria de Trabajo de Río Negro, Natalia Reynoso: “En esta semana estamos esperando aproximadamente 200 colectivos y 10.000 trabajadores para esta primera etapa”. “Entre hoy y mañana salen los micros desde Tucumán, que son los primeros que esperamos; es importante que lleguen a destino con el tiempo suficiente, ya que el lunes comenzará la actividad, por lo menos de la pera”, dijo la funcionaria.

Los protocolos requieren que los trabajadores se trasladen en colectivos habilitados a nivel nacional, con contrato de trabajo y el resultado negativo de hisopado, o PCR como requisito para poder ingresar a la provincia. En las fronteras, a través de los puestos camineros, se realizará el primer control de toda la documentación y autorizaciones de la provincia de origen, de destino y municipales.

En diálogo con Ámbito, el ministro de la Producción rionegrino aseguró que “están todos los protocolos operativos y viajando gente para el inicio de la temporada de peras y manzanas, hay muchos locales pero son muy necesarios los migrantes por el volumen y el poco tiempo”. El funcionario de Arabela Carreras se reunió anteayer con el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra. “Hemos planteado todas nuestras inquietudes, que el ministro evacuó rápidamente, y nos llevamos todas las respuestas que estábamos esperando”, dijo. Río Negro busca que la baja de retenciones aplique también a los jugos de pera, además de instaurar programas para mejorar la competitividad de los pequeños productores.

Asimismo, en Tucumán también se elaboraron protocolos, principalmente para el retorno a la provincia. El Gobierno de Juan Manzur dispuso que al regreso los trabajadores golondrina deberán someterse a estudios en aislamiento. El distrito norteño también celebró en estos días dos guiños de Nación: la baja de retenciones a la exportación de arándanos y la suba del precio a los biocombustibles derivados de la caña de azúcar. “Tucumán paga los traslados y compartimos los costos de testeo de los trabajadores”, mencionó a Ámbito el ministro de Producción provincial, Juan Luis Fernández. “Río Negro garantiza las condiciones de trabajo, el pago de salarios y alojamiento adecuado”, agregó el funcionario de Juan Manzur.

También desde Mendoza afirmaron a este medio que el programa local Reinventa para sustituir trabajadores golondrina por mendocinos se frenó, luego de que se habilitara el tránsito interprovincial. Finalmente, se incorporaron unos 1.200 empleados provinciales a la cosecha de ajo y cereza, que ya terminaron, y que ahora empezaron la de durazno y ciruela. Sin embargo, la mayor parte son trabajadores migrantes, que asciende a cerca de cuatro mil. En cuanto a las retenciones, en el distrito cuyano gobernado por Rodolfo Suarez, se vieron favorecidos en una serie de productos, como uvas y pasas; pero el festejo que se vio opcado por una suba de la alícuota a la exportación de vinos. Un reclamo que escalará a Nación.

En San Juan, por su parte, esperan cerca de 3.000 obreros migrantes.

Por fmluzucom

Deja una respuesta