Eucaliptus para todos

Mientras las organizaciones sociales volvieron a la calle, ahora con más de un corte diario, y entre otros temas, en reclamo por los “desalojos” judiciales de varias de las tierras ocupadas (Río Negro, La Paz, Guernica, etc.), algunos casos parece que van a tener “cola”, como el escandalete Etchevehere, donde a partir de lo mediático de la interna familiar, ahora resurgieron varias cuestiones jurídicas anteriores, igual que ocurrió con el caso Vicentin. La parte más liviana de todo el asunto que ocupó horas de radio y televisión, y varios metros de noticias en diarios y revistas, fue el desconocimiento de la gente del Movimiento Artigas de las cuestiones agropecuarias. “Con ese esquema se mueren de hambre”, se reían los productores apostados en la puerta del campito entrerriano (1.400 hectáreas en esa zona del país es considerado un campo menos que mediano), al ver que los seguidores de Juan Grabois, en mocasines, intentaban preparar una huerta en pleno parque, debajo de los eucaliptos. Por supuesto que nadie seriamente podría prestar atención a un planteo “productivo” de tal naturaleza. Y como no todo lo que reluce es oro, en esos comentarios también cayó en la volteada hasta Gustavo Grobocopatel, tras su anuncio de “mudanza” a Uruguay. Es que el extitular de Los Grobo hace ya tiempo que había dejado la primera línea operativa de la empresa fundada por su padre y se mantenía, más bien, como una especie de “presidente honorario”, con mucho de relaciones públicas, pero sin funciones ejecutivas .

Vernissage con reserva

Marta Menéndez, directora de la galería de arte de Menéndez Libros-, invitó al artista visual Lucas Beccar Varela para realizar la primera muestra presencial luego de meses de cuarentena, ya que las anteriores exhibiciones fueron virtuales. En esta oportunidad, B. Varela exhibe obras realizadas con servilletas de papel y él explica por qué eligió para esta muestra el título de “Cuentos de Servilletas”: “La pandemia que estamos transitando comprueba que lo único permanente es el cambio y adaptarnos será el camino para salir adelante. Creo que esto también ha puesto en valor a la intimidad, en soledad, con nuestros afectos y con quienes compartimos pensamientos. La creatividad nos hace ver un poco más allá, nos saca del contexto inmediato y podemos planificar para mejorar o solucionar problemas. He desarrollado una mecánica de pensamiento yendo a un bar. En esa particular intimidad, tomando un café y sobre una servilleta comienzo a visualizar materialmente una idea. Durante el aislamiento obligatorio, extrañé muchísimo ese ‘ritual’ y me resistí a perderlo. Por eso, me propuse hacerlo en mi casa, para rescatar y enaltecer el proceso creativo. En esta muestra, las servilletas cuentan el cuento”.Debido a las disposiciones vigentes no se puede hacer vernissage, por lo tanto los invitados asistieron a visitar la muestra con cita previa y en forma individual. La exhibición se abrió el 2 de octubre y uno de los primeros en pedir cita fue el empresario Martín Cabrales, contento porque su familia terminaba de celebrar el cumpleaños número 80 de “Coca” Cabrales -su madre- (aunque por el confinamiento no pudo haber festejo). Otros de los visitantes a la exposición fueron el artista plástico “Bony” Bullrich, Nora Amitrano -organizadora de eventos y mktg. gourmet-, la diseñadora Solange Agterberg, la arq. Paula De Elía, Arturo Beccar Varela y su mujer Mercedes Aracama Zorraquín (hacedora de las mejores milanesas de Bs. As. al decir de Lucas), el crítico de cine Alfredo Garrido (al que Marta Menéndez felicitó por su programa radial “Cine de Siempre”), la plástica Nora González , el cirujano Diego Schavelzon -también amante del arte-, el Dr. Kurt Baum, y Ana Lorenzutti. La muestra permanecerá abierta hasta fin de noviembre.

Vamos a terminar con un chiste histórico.

Dos mujeres de mediana edad, incapaces de resolver una agria disputa entre ellas, se presentan ante el rey Salomón, acompañadas por un hombre joven a quien obligan a permanecer en silencio.

-¡Mi hija iba a casarse con este hombre -empieza la primera-, pero esta embustera dice que era con su hija con quien se desposaría!

-¡No le crea una palabra, majestad! -exclama la otra-. Fue siempre con mi hija con quien iba a casarse.

-La solución es muy simple -responde el rey-. Cortaré a este hombre en dos, y le daré una mitad a cada una de las muchachas.

-¡Por mí no hay ningún problema! -dice, siempre enojada, la primera mujer.

-¡No, no, no lo mate! -suplica la segunda-. Que se case con nuestra rival entonces.

El rey, sin dudar un segundo, dice entonces:

-Muy bien, que se case entonces con la hija de la primera mujer. Ella dice la verdad.

-¿Pero por qué? -protesta la otra-. ¡Estaba de acuerdo en cortarlo en dos!

-Así es -concluye el rey-. El espíritu auténtico de una suegra.

Por fmluzucom

Deja una respuesta