“Es una iniciativa para regular y propiciar la representación de las fuerzas de seguridad ante el Poder Ejecutivo en materia de salario, condiciones de trabajo y defensa de intereses profesionales”, señaló Capitanich al presentar la avanzada, a la que catalogó de “modelo innovador” y de “un salto cualitativo de los intereses de la fuerza de seguridad”.

“En una sociedad abierta, plural y democrática la reparación de los intereses de cada sector debe ser efectivamente ejercida”, enfatizó.

Tras el anuncio, el diputado justicialista Juan Manuel Pedrini destacó que es “una histórica ampliación de derechos para trabajadores policiales” que “cumple con tratados internacionales y deja de lado la doctrina antiderecho de la Corte Suprema”. “Chaco, vanguardia nacional en legislación”, dijo.

En 2017, la Corte nacional falló en contra del pedido de sindicalización del Sindicato Policial Buenos Aires (SIPOBA), bajo la bandera de que el personal policial “no tiene un derecho colectivo a sindicalizarse”, al no estar alcanzado por el artículo 14 bis de la Constitución. En septiembre pasado, en el marco de una revuelta policial bonaerense -que tuvo rebotes en varias provincias-. la ministra de Seguridad nacional, Sabina Frederic, recordó que las fuerzas de seguridad hoy “no tienen derecho a la sindicalización”.

En rigor, este martes la ministra de Seguridad y Justicia chaqueña, Gloria Zalazar, explicó que en el caso de la iniciativa de Chaco no se trata de un derecho a “sindicalizarse sino de asociarse”. Una estrategia –dijo- enmarcada en la normativa del “asociacionismo”, dentro de lo que es “el control de personas jurídicas”, y “no de la ley de sindicalización”. De hecho, el proyecto no se encuadra en la Ley nacional 23.551, de Asociaciones Sindicales.

El proyecto tiene tres ejes:

* Habilita la creación de una asociación civil con personería jurídica, con representantes que revistan el carácter de activos, con al menos 5 años de antigüedad y sin antecedentes disciplinarios. Serán elegidos por voto secreto, libre y obligatorio, con un año de duración y sin posibilidad de ser reelectos. No podrán manifestarse públicamente con armas y uniformes, ni obstaculizar el normal desarrollo de las actividades.

* Los efectivos podrán realizar reclamos en forma activa y programada. Pero por el carácter de servicio esencial de las fuerzas de seguridad, las medidas no podrán exceder los 15 minutos por día, con un tope de 45 minutos por semana.

* Crea la Comisión de Política Salarial y Condiciones de Trabajo, como “único ámbito de discusión de los intereses profesionales del personal policial y penitenciario ante el Poder Ejecutivo”. La intención es que sesione en reunión plenaria dos veces al año.

El Gobierno chaqueño mantuvo contactos semanas atrás con el de Alicia Kirchner para nutrirse del caso de Santa Cruz, que -explicó Zalazar a Radio Nordeste- cuenta “con una experiencia similar de asociacionismo por parte de la policía, pero manejada por el Ministerio y con otras características”.

La avanzada de Chaco fue presentada este martes por Capitanich, junto con la vicegobernadora Analía Rach Quiroga; Zalazar, y el Jefe de la Policía provincial, Ariel Acuña. “Es un paso a la democratización de la fuerza policial”, dijo Acuña.

Por fmluzucom

Deja una respuesta