“A $140, el dólar MEP/CCL está más cerca de un piso que de un techo, sobre todo teniendo en cuenta que la brecha cambiaria está anestesiada por varios factores: la demanda estacional de pesos de Navidad, con empresas que venden dólares para pagar aguinaldos; por la venta de bonos en dólares contra pesos y recompra de bonos en dólares contra reservas del BCRA; y por un Gobierno que, por ahora, tiene un trato de caballeros de pax cambiaria con las ALyCs”, resumió el director de EcoGo, Federico Furiase.

Por otra parte, sostuvo que hay factores que el Gobierno no maneja y que pueden presionar a la brecha cambiaria: por un lado, el riesgo sanitario, “que conllevaría a una expectativa de mayor déficit y mayor emisión monetaria”, y, por otro, los temores de poca lluvia en enero/febrero, “lo cual generaría una expectativa de menor oferta de dólares comerciales durante la cosecha gruesa”, puntualizó.

En esa línea, el gerente de research de invertirOnline, José Ignacio Bano, consideró que los precios actuales de las divisas financieras “parecen bajos” y destacó que “la gente se sigue queriendo dolarizar, por algo tienen tanto éxito los Cedears”.

Por otra parte, muchos agentes creen que el dólar MEP/CCL medido en AL30 está contaminado por la intervención de organismos estatales. Hasta hace algunos días, esto no era tan relevante, ya que los precios de las operatorias realizadas a través de acciones daban valores similares, aunque ello se desacopló en las primeras dos ruedas del año. El CCL de acciones finalizó ayer en $150,55, según un promedio que realiza Clave Bursátil en base a los cinco papeles más populares para esta transacción.

Por puntualizar en una acción en particular, el CCL realizado a través de Banco Galicia cotizó al cierre de la jornada en $150,61.

“Da la sensación de que hubo una intervención fuerte en estos días, para que no se dispare el CCL, más que nada por cómo se desarrolló la operatoria. Hubo mucha presión cuando el precio llegó a ciertos niveles, con partidas visibles, bajada de precio al final, que va en línea con una variación del dólar aceptable sin que se descarrile todo”, explicó a Ámbito un importante operador de mercado. Y aclaró: “No se puede afirmar que estén interviniendo desde ANSeS o Banco Central, pero en la operatoria se empiezan a notar señales y síntomas adjudicables a una intervención”.

Por su parte, el trader y jefe de research del Instituto de Capacitación Bursátil, Leandro Ziccarelli, agregó: “La rueda de ayer fue similar a la del lunes: dejan volar las cotizaciones al principio y después las estabilizan interviniendo. Contra pesos, principalmente, y algo contra cable, también”.

Independientemente de las consideraciones sobre los dólares bursátiles, ayer la nota positiva del día la dio el dólar blue, que cayó $5, para cerrar en $160. En las dos ruedas del año acumula una baja de $6. De esta forma, la brecha entre el informal y el oficial mayorista (que se colocó en $84,81) se encuentra en 88,7%.

También las noticias siguen siendo buenas al mirar las reservas: ayer el Banco Central cerró el día con u$s39.542 millones, lo que significa una mejora de u$s61 millones con relación al día anterior. Desde el 30 de noviembre hasta la fecha tuvieron un incremento de u$s890 millones.

Por otra parte, fuentes de mercado señalaron que el saldo neto por la participación de la autoridad monetaria en el mercado cambiario ayer fue positivo, aunque en niveles acotados. “Se operó muy poco volumen”, explicaron.

Un dato que marca la buena racha es que entre el 28 de diciembre (último día con cifras oficiales) y las 19 ruedas previas el Banco Central compró u$s433 millones. La última vez que había acumulado un saldo positivo superior a los u$s400 millones en 20 ruedas fue el 1° de julio (u$s431 millones), según consignó un informe de Grupo SBS.

Resta ver cuánto se sostiene esta dinámica favorable que vienen mostrando las reservas netas, en un contexto en el que se espera que el Banco Central deba recurrir a ellas para que no se dispare el tipo de cambio, mientras que el ingreso de divisas seguramente no repunte hasta marzo, cuando se vean los frutos de la cosecha gruesa. Ante este escenario, Furiase señaló: “El mercado empieza a entender que, en un año electoral, con demandas sociales crecientes y hard cepo, el Gobierno va a apelar a la ecuación macroeconómica típica de los años electorales, que consiste en usar el dólar oficial y las tarifas como semi anclas nominales para tratar de generar una recuperación del salario contra la inflación. Por eso, no veo que el Gobierno convalide un salto discreto del tipo de cambio oficial antes de octubre, aunque le quede poca nafta en las reservas netas: antes que eso, cerrará importaciones, subirá la tasa, pero no va a convalidar una devaluación”.

Por fmluzucom

Deja una respuesta