La escritora húngara comparte con el protagonista de su novela el exilio, el trabajo en una fábrica de relojes y la escritura en la lengua del país transformado en refugio.

Por fmluzucom

Deja una respuesta