Periodista: ¿Cuáles son las principales características del protocolo general para actividades teatrales presentado por la Ciudad?

Enrique Avogadro: Esto es parte de todo un trabajo que venimos haciendo en el plan de apertura gradual de la Ciudad, que en función de cómo evoluciona la situación sanitaria nos permite ir proponiendo nuevas aperturas. En el caso de la cultura, a lo largo de los meses hemos ido impulsando la apertura de las librerías, las galerías, los museos, los autoeventos, los eventos al aire libre. Y ahora se suma este pedido que es abrir las salas de teatro, con un trabajo conjunto que hicimos con el sector, a partir de una propuesta que nos presentaron desde AADET (Asociación Argentina de Empresarios Teatrales y Musicales) y ARTEI (Asociación Argentina Del Teatro Independiente) donde elaboramos este protocolo conjunto con el Ministerio de Salud de la Ciudad y en diálogo con el sector. Estuvimos reunidos varias veces, y visitamos las salas con Fernán Quirós.

El protocolo tiene como características centrales la limitación del aforo, es decir la limitación de la capacidad de la sala que, en principio va a ser al 30%; la distancia entre las personas y, sobre todo, el requisito fundamental de la ventilación. Si bien lo que se busca es rehabilitar la actividad en general, cada sala va a tener que presentar una declaración jurada y un certificado firmado por un profesional donde se pueda certificar la renovación del aire dentro de la sala. La buena noticia es que lo que vemos es que hay una cantidad importante de salas, sobre todo las que están con necesidad e interés de abrir las puertas, que ya estarían en condiciones de cumplir con este requisito.

Después están las cuestiones que habitualmente se marcan de higiene, de uso de tapabocas, de distancia, evitar las aglomeraciones en la entrada y en la salida. Todo con el objetivo de proteger no solamente al público sino también a artistas y al equipo técnico.

P.: ¿Montar una obra para el 30% de la capacidad de una sala teatral deja lugar para la rentabilidad entre los empresarios del sector?

E.A.: Muy probablemente en el inicio no. Lo que ellos mismos plantean es la necesidad de comenzar para mostrar que efectivamente el teatro es seguro y, en la medida que el protocolo se vaya cumpliendo, ir ampliando la capacidad. Nosotros somos conscientes de la dificultad que atraviesa el sector, pero aun así es el propio sector que pide comenzar con esta limitación, también por una cuestión de responsabilidad. Quiero destacar que el sector se ha portado muy bien a lo largo de este tiempo, planteando como prioridad absoluta el resguardo de la salud, por eso es que están dispuestos a avanzar aun en una situación que probablemente no les convenga. También quieren tener una señal clara de cara a la temporada de verano que hay por delante. Buscan que el público se acostumbre a volver a la sala, a ver los carteles y la información de las diferentes obras, de tal manera que podamos llegar al verano con una mayor práctica de vuelta al teatro.

P.: En este marco, ¿la Ciudad otorgará al sector algún subsidio especial?

E.A.: Durante este año brindamos un programa de ayuda económica enfocado en el sector independiente, que es el más representativo en la Ciudad y que por su escala más ha sufrido. Creamos un fondo de emergencia equivalente a un aumento del 40% sobre los fondos que estaban previstos para este año para acompañar al sector en sus diferentes variantes. También estamos poniendo a disposición nuestros propios espacios, por ejemplo los anfiteatros al aire libre, para que aquellos que no puedan abrir sus salas puedan producir sus actividades en esos lugares con nuestro espacio y nuestra técnica.

P.: ¿Las salas del Complejo Teatral Buenos Aires están en condiciones de reabrir, teniendo en cuenta las exigencias del protocolo?

E.A.: Sí, de hecho estamos ensayando para que el sector público pueda volver a la par del privado. Nos parece importante como acompañamiento mostrar que efectivamente los teatros son seguros. Pero bueno, el fin de semana se publicó el decreto que establece la DISPO (Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio) y expresamente prohíbe la actividad teatral; es una cuestión no delegada a las provincias. Por eso es que la Ciudad está pidiendo que el Gobierno Nacional apruebe la actividad. Nuestra expectativa es favorable, yo hablé con Tristán Bauer esta mañana, él coincidió en esta necesidad, así que esperamos que prontamente nos den la aprobación.

P.: ¿Cuál cree que es el lugar del teatro en la idiosincrasia porteña?

E.A.: El teatro es fundamental para nuestra identidad. Es una de las ciudades en el mundo que tiene más actividad teatral. El sector ha estado muy golpeado por esta situación inevitable del cierre de espacios por las medidas sanitarias. A la vez, tiene un rol central en términos de este proceso de reconstrucción social que tenemos por delante; la cultura tiene un mandato de volver a juntarnos, de volver a encontrarnos, de ser alimento para el espíritu.

P.: ¿Hay alguna fecha estimada para la aprobación del protocolo por parte de Nación?

E.A.: No, nuestra expectativa es que sea mañana o pasado, que sea algo inminente porque está todo el sector esperándolo e incluso ensayando obras.

Por fmluzucom

Deja una respuesta