Anatomía de una fascinación

Oct 16, 2021

Lleva siete años muerto y el músculo de su personaje no se extingue. ¿Qué hace Ricardo Fort bailando en el cielo de nuestros stickers? ¿De qué se trata su terca presencia en la conversación argentina? De la fascinación como fiesta del nonsense y del goce que produce el descanso del aparato crítico. Fort fue el accidente social más asombroso de la paleta de símbolos y narrativas que distribuyen los medios. «Por eso se nos quedó fijado como un tuit», escribe Alejandro Seselovsky, productor del podcast Basta chicos. Por eso Fort vive.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *