La humedad está considerada como un gran enemigo para los habitantes de una casa o un departamento. Es que la cantidad de vapor de agua que se genera en el aire empieza a aparecer en las paredes y, por ende, se empiezan a propagar bacterias, moho y otro tipo de gérmenes que dejan manchas y olores desagradables.

A raíz de esta problemática, las personas entran en el dilema de cómo eliminar la humedad que, tarde o temprano, empezará a pudrir las paredes del hogar y generará un problema importante en la estructura. Lo primero que se recomienda es limpiar todo el perímetro afectado con elementos desinfectantes.

Cómo combatir la humedad en las paredes

Con una gran variedad de artículos para el hogar, los especialistas focalizaron la atención en la lavandina, un gran desinfectante que deberá usarse en pequeñas dosis para no generar un efecto contraproducente. Al ser un producto de fuerte impacto, se deberán emplear algunos elementos básicos de protección como mascarillas, guantes y lentes. A su vez, además de la lavandina, se deberá tener a mano un pulverizador para tener un mayor alcance.

A la hora de detallar el procedimiento primero se deberá colocar los elementos de protección anteriormente mencionados, con el fin de que estos protejan a la persona que estará en contacto directo con el producto de desinfección. Una vez cumplido este paso, se deberá abrir el pulverizador, llenarlo con lavandina y aplicar el desinfectante en la pared afectada con manchas de humedad.

Uno de los errores más comunes en este tipo de procedimientos es frotar la superficie. Al ser la lavandina un producto de una gran pureza, el líquido penetrará en la zona afectada sin ser necesario que se manipule por demás. Una vez aplicado, el producto se disolverá por completo y habrá que aguardar varios días para que la humedad empiece a desaparecer.

La lavandina será una herramienta fundamental para sacar la humedad

Dentro de los grandes beneficios de este procedimiento, las personas no tendrán que recurrir a elementos o herramientas que son inaccesibles para su bolsillo; muy por el contrario, la lavandina es uno de los elementos que se encuentra en la góndola de cualquier supermercado a un precio accesible. Otro punto a favor es la practicidad de este método que consiste en poner el líquido en un pulverizador y solamente habrá que accionar el gatillo para aplicarlo.

Por otra parte, la humedad no solo se manifiesta como una mancha o un moho impregnado en una pared. Al permanecer un tiempo prolongado, esta bacteria empieza a descascarar la pintura y habrá que poner manos a la obra para que no se expanda.

Es por eso que, lo más aconsejable en esos casos, es rasquetear con una pala metálica la superficie, retirar el excedente de pintura en mal estado (la cual tiene una apariencia englobada) y en ese hueco agregar una cantidad considerable de enduido, el cual se puede conseguir en una pinturería o ferretería para alisar la zona dañada. Para finalizar, solo quedará pintar la pared y la obra quedará prolija, sin vestigios y, por sobre todas las cosas, sin la humedad.


Descubre más desde FM Luzu 92.3 Mhz - Villa Luzuriaga

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Por fmluzucom

Descubre más desde FM Luzu 92.3 Mhz - Villa Luzuriaga

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo