Camino peligroso

Voté al actual presidente casi sin alternativa. Sentí temor de que la corrupción, oculta por un falso relato, siguiera gobernando. Hoy zozobra la libertad de prensa. Peligroso camino tomado por la máxima autoridad del Ejecutivo. El insulto y la descalificación salen de su boca sin justificación ninguna.

Espero que la cordura y una rápida reeducación primen sobre su peligrosa conducta explosiva.

José Azpiroz Costa

DNI 10.306.873

La educación

Muchos se rasgan las vestiduras por la opinión de Benegas Lynch acerca de la obligatoriedad de la escuela. Parecen desconocer lo que es el liberalismo. Ignoran la filosofía de fondo y por ende se sorprenden con estas declaraciones, discutibles, sí, como casi todo en esta vida, pero perfectamente consecuentes con lo que significa ser liberal. Por lo demás, hay mucha hipocresía entre quienes critican, porque lo cierto es que en los últimos tiempos el nivel de las escuelas y de la educación en general ha caído en franca decadencia. Y la sociedad actual no impresiona como muy educada que digamos. Con su nivel de violencia verbal y física. Sus desaciertos en el plano político. Su materialismo, consumismo, egoísmo e indiferencia hacia los que más sufren. Su odio hacia el que piensa diferente. Sus bajezas y vulgaridades en el ámbito del divertimiento y en el plano cultural. Su olvido de Dios y del alma.

En lugar de discutir la obligatoriedad o no de la educación, deberíamos detenernos a reflexionar sobre la naturaleza de esta. Desentrañar su quintaesencia y volver a comenzar desde el principio.

Joaquín de Durañona y Vedia

DNI 32.783.976

Sindicales y prepagas

La salud de los ciudadanos argentinos es una función y responsabilidad del Estado, que no puede hacerse el distraído, por más libertad o libertinaje que se pretenda, más cuando se sospecha que es un negocio. Las prepagas comenzaron a tener “problemas económicos” y mala atención a sus afiliados cuando “negociaron” incorporar las famosas cajas de las obras sociales sindicales. Las prepagas no aumentaron el número de profesionales médicos y enfermeras, ni actualizaron los sueldos, pero sí aumentaron las cuotas a los, con el agravante de dar turnos, con mucha suerte, a los 60 días, para luego ser tratados con otra larga espera. Si el afiliado de la prepaga necesita ser atendido rápidamente, puede contratar al médico de la cartilla del hospital para ser atendido en su consultorio particular. Según la especialidad, esto tendría un costo aproximado de 15.000 pesos, y luego volver a pedir turno al hospital para su tratamiento. El Gobierno dice que va a investigar. Sería bueno tener en cuenta esto.

Juan José Varrone

juanjose1936@mail.com

La sal de esta tierra

La nota del señor Manfroni (“Los pobres y la sal desalada”) sugiere que el hecho de que Léon Bloy haya muerto en 1917 nos exime de tener en cuenta sus enseñanzas en materia social. De ser así, tampoco valdrían las de Jesucristo, sus apóstoles, Santo Tomás y así siguiendo. Es verdad que, dentro y fuera de la Iglesia, la izquierda malversó doctrinas del Evangelio y con eso impulsó prácticas y enseñanzas nefastas cuyas consecuencias perduran. Al mismo tiempo, Manfroni soslaya, queriendo o sin querer, el origen del concepto de libertad que hoy se proclama, más afín al de Martín Lutero o al devenido de la Revolución Francesa. Las mismas nociones actuales de Estado, sociedad y economía vienen en buena parte de esos polvos, al decir de Max Weber en su clásico La ética protestante y el espíritu del capitalismo. Lejos está ese concepto de libertad de la sentencia que proclama que únicamente “la verdad nos hará libres”. Como queda lejos hoy la noción de justicia de aquella condición expresada por Aquinate al definir la justicia (virtud cardinal), en cuanto a que su finalidad es el bien común, función indelegable del gobernante virtuoso. La noción de libertad del liberalismo dice oponerse a la noción de justicia e igualdad de la izquierda. Y uno y otro extremo se arrojan a la cara sus consignas, con maneras violentas. Pero decir que el liberalismo es bueno porque la izquierda es mala es simétrico a decir que la izquierda es buena porque el liberalismo es malo. Aparte de ser un razonamiento algo elemental, de ese modo se les nota el parentesco de origen. Los verdaderos principios por los que debe conducirse la persona, así como los que debe seguir el gobernante para el bien de la sociedad, no se van a encontrar en esas denuncias dialécticas que quieren ser proféticas y no lo son. Mejor sería buscarlos en el Evangelio mismo y en las doctrinas de doctores y papas que se inspiraron en ellos.

Juan Martín Devoto

DNI 10.625.501

Muertes en cautiverio

Entre los más de los 900 muertos en cautiverio y mal llamados de “lesa humanidad”, se encuentra mi querido hermano Emilio, de los que no temieron perder la vida por salvar a la patria.

Otra de las víctimas de una venganza desaforada de los que perdieron la guerra subversiva de los 70. Guerra que si hubiese ganado, no estaríamos gozando de la libertad que hoy tenemos. Todavía no puedo entender cómo fueron abandonados a merced de jueces prevaricadores y corruptos, que con falsos testigos lograron llenarse los bolsillos. Una y otra vez, causas y más causas, juicios y más juicios. Muchos han muerto, como mi hermano, con la indiferencia de quienes debieron protegerlos. Los que todavía siguen prisioneros esperan una merecida libertad, y así no seguir aumentando el número de muertes y el padecimiento de sus sufridas familias, como fue la nuestra.

Elsita Herrero Anzorena

DNI 5.729.776

Sospechoso

Resulta sospechoso y poco creíble que el Presidente y su pareja hayan decidido separarse a pesar de que se aman.

Llama la atención que se unieron durante la campaña del Sr. Milei y ahora, una vez conseguido el cargo, sus vidas son incompatibles por razones laborales.

Juan Carlos Paludi

DNI 7.600.795

En la Red Facebook

Una mujer de Bolivia dio a luz en Salta, se negó a pagar la atención y su marido agredió a los médicos

“Deportados y causa judicial a los agresores… simple”- Natalia F. Silva

“Déjenlos como ellos hicieron con el maestro argentino… y si no, que se queden en su país”- Susana Zuñiga

Los textos destinados a esta sección no deben exceder los 1000 caracteres con espacios. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

Por fmluzucom