La historia detrás de “Lola”, la canción sobre un amor trans que cumple 50 años

Oct 28, 2020

“El álbum es una celebración de la libertad artística (incluida la mía) y del derecho de cualquier persona a ser libre de género si lo desea. El secreto es ser una buena persona”. 

Estas fueron las palabras de Ray Davies, líder de The Kinks, para presentar una edición 50º aniversario de Lola Versus Powerman and The Moneygoround Part One, el disco de la banda británica que tuvo la canción Lola como punta de lanza. 

Davies se refiere a elección de género porque en esa composición (chispeante, tierna y con ese aura narrativa que siempre caracterizó a su expresión) cantó sobre el encuentro romántico entre un joven campesino mudado a Londres y una persona transgénero. 

Publicidad

El flash tuvo lugar en un club del Soho, y el deseo produjo una amalgama sensorial que no sólo se llevó puestos esquematismos sociales de aquella época, sino que también profetizó sobre los de la nuestra. 

“Las chicas serán chicos y los chicos serán chicas/ Es un mundo mezclado, turbio, alterado… Excepto para mi Lola”, se le oye a Davies en el promedio. 

“Bueno, no soy el hombre más masculino del mundo/ pero sé lo que soy, me alegro de ser un hombre/ y también Lola…”, suma luego con una picaresca no homofóbica porque, en la intención de Davies, los puntos suspensivos invitan a que Lola se autoperciba como le plazca. 

“El aislamiento por el coronavirus puede ofrecerles a las personas tiempo para reevaluar el mundo y sus vidas. La música puede consolar a los solitarios, trascender en el tiempo… Y no es el futuro o el pasado, ni ayer, hoy o mañana. Es en cualquier momento”, reflexionó Ray.

Y luego remató: “Vi una forma de que esta canción, cuyo tipo era inédito en los ’70, se conectara con una audiencia en 2020. También vi una forma de mostrar que la música puede viajar en el tiempo, que la memoria es instantánea y, por lo tanto, puede unirse a nosotros en el ‘ahora’. Pensé esto como algo surrealista y luego me di cuenta de que realmente estaba sucediendo. ¡Lola ha encontrado su lugar a 50 años de haber sido compuesta!”.

Publicidad

Este análisis de Ray Davies llegó pocos días antes de que la Real Academia Española dispusiera al pronombre “elle” en su Observatorio de palabras, que ofrece información sobre vocablos y expresiones que por el momento no aparecen en el diccionario, pero que han generado dudas. 

“Es un recurso creado y promovido en determinados ámbitos para aludir a quienes puedan no sentirse identificados con ninguno de los dos géneros tradicionalmente existentes. Su uso no está generalizado ni asentado. Se recoge el uso de ‘elle’ como nombre del dígrafo ll en el Diccionario de Lengua Española””, expresó la institución.

La observación del líder de The Kinks, siempre en tensión con su hermano Dave, también encontró eco en una catedrática de su lengua madre que hizo una proyección a la nuestra. Fue el caso Madeleine Camara, quien en un texto oficial de la Ohio State University dijo que es probable que Lola se refiera a los géneros masculino y femenino, dado que en español “lo” señala al primero y “la” al segundo.

Publicidad

Varios disparadores

La reedición recargada del álbum Lola Versus Powerman and The Moneygoround Part One, prevista para el 11 de noviembre, refuerza la versión original sobre el disparador de la canción Lola

Efectivamente, el texto promocional del sello BMG asegura que la composición se inspiró en un supuesto encuentro furtivo del mánager de la banda, Robert Wace. 

Es lo que planteó el mismo Davies en el libro The Kinks: The Official Biography: “Recuerdo un incidente en una discoteca. En su apartamento, Robert Wace había estado bailando con esta chica negra y dijo: ‘Realmente estoy a punto de hacer algo’. Y nos pareció bien hasta que nos fuimos a las 6 de la mañana, y entonces le dije: ‘¿Has visto su barba?’. Y él dijo ‘Sí, pero estaba demasiado puesto para que me importara’”. 

Sin embargo, hay otras dos versiones sobre “el hecho inspirador”. Una la aireó el mismo Davies en entrevista con la revista Q (“Viene de una experiencia mía en una disco parisina”, dijo), mientras que la otra se limitó a una especulación de la revista Rolling Stone de que Lola era la actriz transgénero Candy Darling, musa de Andy Warhol y de The Velvet Underground, que habría mantenido una relación amorosa con Ray. 

“Un álbum conceptual adelantado a su tiempo”, glorifica BMG atendiendo que la reedición por venir es la de “una evaluación satírica de la industria de la música, incluidos editoriales, sindicatos, prensa, contadores, mánager y la vida en la ruta”. 

Más allá de la siempre inflamada retórica propagandística, la multinacional no se equivoca en ninguno de los aspectos mencionados. Mucho menos en el que afirma que el álbum Lola Versus Powerman and The Moneygoround Part One fue “adelantado a su tiempo”. 

Después de todo, en la sintonía profética de Lola está Apeman, en la que el yo narrador se cree “muy sofisticado” por vivir su vida “como un buen homo sapiens”. O piensa que es “tan educado y tan civilizado” porque es “estricto vegetariano”. 

“Y con la superpoblación, la inflación, el hambre y los políticos locos, no me siento seguro ya en este mundo”, preció Davies en esa pieza. 

¿En 1970 o en 2020?

Publicidad

Comparte esta pagina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *